dante


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para dante

alce

Ejemplos ?
como Carlos Guido, como Rafael Obligado, como Ricardo Gutiérrez, como Palacio (Almafuerte), como Lugones, como Leopoldo Díaz y como Martín García Mérou, es, sin duda, el autor de los, por muchos conceptos, admirables cantos á Giordano Bruno y Dante Alighieri, que de paso sea dicho, son, en la forma, las más cuidadas y correctas de las poesías de Alberto.
Desto fue causa el ser Dante de la facción gibelina y de los emperadores. Canto 34 y postrero del Infierno. Quell'ànima lassù ch'ha maggiór pena, Disse 'l maestro, e Giuda Scariotto Che'l capo ha dentro, e fuor le gambe mena.
Segunda de Puntos Constitucionales: Diputado licenciado Héctor Terán Torres.- Diputado licenciado Raúl Lemus García.- Diputado licenciado Pastor Murguía González.- Diputado licenciado Agapito Duarte Hernández.- Diputado Francisco Hernández Juárez.- Diputado licenciado José Ramírez Gamero.- Diputado Antonio Jesús Hernández Jiménez.- Diputado Julián Macías Pérez.- Diputado Francisco Pedraza Villarreal.- Diputado doctor Jesús González Balandrano.- Diputado licenciado Heriberto Dante Santos Lozano.
Cuando Dante llevaba a la Sorbona ciencia y su maravilloso corazón florentino, creo que concretaba el alma de Florencia, y su ciudad estaba en el libro divino.
Sus robles filosóficos están llenos de nidos de ruiseñor. Es otro y es hermano del Dante. ¡Cuántas veces pensara su verbo de diamante delante la Sorbona viaja del París sabio!
El patio de las diligencias es a un cementerio lo que el sueño a la muerte, no hay más diferencia que la ausencia y el sueño pueden no ser para siempre; no les comprende el terrible voi ch’intrate lasciate ogni speranza, de Dante.
Algunas de tales denominaciones de la poesía elegante podrán suscitar en los hombres de letras de épocas futuras investigaciones semejantes a la de por qué Dante llamó a su gran obra una divina comedia.
Para él no hay diferencia entre un periodo de tiranía, un periodo de transición y un periodo de vida regular. A la entrada del territorio nacional debería colocarse esta inscripción del infierno del Dante: Renunciad a la esperanza.
Los poetas también suelen dar pronto muestras de su vocación, sobre todo los de alma inquieta, sensible y apasionada. Dante a los nueve años escribía versos a la niña de ocho años de que habla en su Vida Nueva.
Sócrates, en vísperas de beber la cicuta, ilumina su cárcel con las más sublimes especulaciones que nos ha dejado la antigüedad gentílica sobre el porvenir de los destinos humanos. Dante compone en el destierro su Divina Comedia.
Madre, dante buen preçio, que eres piadosa, Siempre piadat traes maguer eres sannosa: Madre plena de graçia, perdona esta cosa, Danos buena respuesta temprada e sabrosa.
Hoy, como en 1300, se alza en el horizonte una nueva época. ¿Dará Italia al mundo otro Dante, capaz de cantar el nacimiento de la nueva era, de la era proletaria?