a pie


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para a pie

a pata

Sinónimos

  • a pata
  • andando
  • caminando
Ejemplos ?
Venga, pues, animo, quédate aquí y no le esperes a pie firme, como quien aguarda una desgracia, no, que yo detendré y girare a otro sitio los rayos de sus ojos para que no pueda verte.
Inclusive me comentaban que otros colegas de otras instituciones también estaban todos asombrados, sobre todo, con un colega de ellos que le creían a pie juntillas todo lo que decían y se quedaron azorados de las cosas que se habían dicho y escrito...
San Agustín Hemos llegado a pie, como lo hicieron los antiguos mexicanos, hasta este sitio en donde ellos por vez primera contemplaron el lago, el águila, la serpiente, el nopal y la piedra, ese emblema que fundó a la nación y que ha acompañado a los pueblos de México a lo largo de los siglos.
Descabalgamos al abrigo de los peñascales que había inmediatos a la casería, y entregando las riendas al soldado que nos acompañaba, caminamos a pie.
Y al fin con fúnebre pompa De Occidente por las puertas Entró cercada de lanzas En la liza la princesa. Desmelenada venía, Sin esperanza, ni fuerzas, A pie y en el bello rostro El carmin de la vergüenza.
Infantería 12 que recibió la orden inicial de hacer el desplazamiento a Darwin a pie, fue también helitransportado hasta su destino, empleándose en ello valiosas horas de vuelo necesarias para tareas operacionales más importantes.
La conducta de Sócrates, amigos míos, merece ser conocida también en la retirada de nuestro ejército después de la derrota de Delium. Yo estaba a caballo y él a pie y pesadamente armado.
La matanza estaba concluida a las doce, y la poca chusma que había presenciado hasta el fin, se retiraba en grupos de a pie y de a caballo, o tirando a la cincha algunas carretas cargadas de carne.
Le dijo que era gran descortesía que a pie hiciese a Rochela yo el camino, y le rogó que adelantase el paso y una montura procurase al caso.
Si, excepcionalmente, han de hacerse traslados a pie, no podrán realizarse más que cuando el estado físico de los internados lo permita y no deberán, en ningún caso, imponérseles fatigas excesivas.
Pocos coches. A pie van los ricos, mezclados con los «contadinos», labriegos de la campiña que han acudido a la magna ciudad trayendo cestas de mercancía o de regalos.
Ya salía a pie un ratito, apoyado primero en el brazo de su mujer, después en un bastón, a cada paso más derecho, con menos temblequeteo de piernas.