a ultranza


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para a ultranza

consecuente

Ejemplos ?
Bloom defiende a ultranza Finnegans Wake, que compara a la obra maestra de Proust: «Puesto que Finnegans Wake, más que Ulises, es el único rival auténtico de En busca del tiempo perdido que ha producido nuestro siglo, también tiene su lugar en este libro».
El proyecto Mogul fue abandonado antes de que la URSS detonase su primera bomba atómica. Sin embargo el secretismo a ultranza se mantuvo hasta la década de 1990.
Esta influencia es reconocida abiertamente por el propio Varley, quien no duda en hacer homenaje a Heinlein en obras como El Globo de Oro introduciendo como futuro grupo social a los heinlenianos, un grupo de individualistas a ultranza (que llegan a rozar la caricatura) obsesionados con el viaje interestelar que les permita fundar una nueva sociedad de corte libertariano.
Las disensiones entre el Conseller en Cap de Barcelona de 1712-1713 Manuel Flix, quien había votado en contra de la guerra pero había permanecido en el cargo por lealtad institucional, y los partidarios de la resistencia a ultranza se habían agravado.
Pero también existió una resistencia al reformismo republicano de signo contrario: el de revolucionarismo a ultranza, que encabezaron las organizaciones anarquistas (la CNT y la FAI).
Provocador a ultranza, este pensador rumano animó durante su vida innumerables controversias contra lo establecido, contra las ideas constituidas en norma o dogmatismo.
Demonizado o ensalzado, Negrín ha sido considerado tanto un fiel servidor de la permanente conspiración comunista a sueldo de Moscú, como el político más leal a la causa republicana por la fe en el triunfo final, o ha sido definido como una especie de vidente que supo predecir la inexorabilidad de la segunda guerra mundial, con lo que su política de resistencia a ultranza «resistir es vencer» habría desembocado en la victoria de la República, caso de que la guerra española hubiera durado cinco meses más".
Queda el recuerdo de su individualismo a ultranza, de su encierro ascético en una humilde caja, de su original literatura, especialmente de los relatos y las piezas teatrales.
Lo que desaparecerá es nuestra febril agitación, la lucha a ultranza en la que se trata de vencer o morir, a la que nos condena el sistema actual de la competencia.
Con la primera crisis del petróleo había una especie de necesidad de diversión, motivo por el cual se puede explicar el éxito a ultranza de la música disco.
La galería de personajes se enriquecía con la aparición de Pepón, hermano de la señora de Alcorcón y caracterizado por su holgazanería a ultranza.
Si bien no comulgaba del todo con los cánones artísticos impuestos por Stalin, estaba firmemente alineado a la conducción del partido en cuanto a su defensa a ultranza del dictador.