abadiato


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para abadiato

abadía

Sinónimos

Ejemplos ?
Barcelona: Arxiu Gavín, 1978. "Castellas del Abadiato". En Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar.
El principio hierático va flexibilizándose hacia 1075, cuando Cluny acepta en la orden abadías de otras órdenes, diferentes a la benedictina, como Vézelay, que se hallan dispuestas a ingresar en la Orden sin tener que renunciar a su rango para convertirse en prioratos. Durante su abadiato se incorporaron a Cluny grandes abadías, como las de Moissac (Sur-Oeste), Lézat (Ariège), Figeac (Quercy).
En el 956 se reconstruye el edificio para hacerlo más suntuoso y su altar mayor es consagrado el 30 de septiembre de 974 por el abadiato Garin (Warinus), monje procedente de Cluny y puesto al frente de cinco abadías meridionales.
Durante su abadiato se transformó totalmente la abadía, se construyeron delante de la iglesia las dos capillas superpuestas: la Trinidad y la cripta del Pesebre, con forma de anillo y un pilar en el centro, ambas se comunicaban con San Miguel mediante un deambulatorio.
Sus sucesores en el abadiato incoaron el proceso de beatificación, el cual fue interrumpido tras la desaparición del cenobio cuando la desamortización de Mendizábal.
En 1102, Pedro I en consejo y concilio resolvió que se partieran los derechos otorgados por Sancho I y suscritos por él mismo, entre Montearagón y Huesca a partes iguales, y de los más de 180 lugares que tenía el abadiato de Montearagón, le quedaron 92.
En 1206 negocio una permuta con el obispo de Huesca para dar a Montearagón la cuarta episcopal de doce lugares donde el abadiato ya tenía jurisdicción y cedió al obispado de Huesca quince iglesias de otros tantos lugares.; Jaime I de Aragón, el Conquistador: Confirmó el privilegio de Alfonso II, donde se menciona que «Alfonso II el batallador esta sepultado en Montearagón».
Montearagón conservó estas posesiones hasta el siglo XVI, en que hizo varias enajenaciones, la última en 1601.; En 1264, el obispo de Huesca, Domingo de Sola: Hace donación al abadiato de la iglesia de santa María de Monflorite.; Jaime II de Aragón, el Justo: En 1298 asumió el patronazgo con todos sus bienes y pertenecías.
La función militar del castillo concluyó entre la toma de Huesca y el fin de las guerras hispano-árabes en la península pero la del abadiato continuó por cerca de 750 años.
En esta época, las rentas del abadiato se estimaban entre treinta y cuarenta mil ducados de Aragón y la iglesia y monasterio se componía de un abad y cuatro dignidades que eran, «enfermero», «limosnero», «sacristán» y «chantre» y seis priores con los títulos de sus respectivos prioratos anexos a Montearagón, los de Sariñena, Bolea, Gurrea, Funes, Larraga, y Uxue, además de otras dignidades y priores que tenían su residencia en la abadía.
A los 22 años entró en el Monasterio de Sakkudion (Bitinia), siendo abad su tío Platón. En 794 Teodoro alcanzó el abadiato de este monasterio al retirarse su tío.
Diferentes catástrofes se produjeron a lo largo de los siglos posteriores, como un incendio en 1604 que arrasaron gran parte de las dependencias conventuales y que tuvo lugar al inicio del abadiato del famoso cronista de Felipe III, Fray Prudencio de Sandoval.