abajar

(redireccionado de abajó)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abajar

descender

Sinónimos

Sinónimos para abajar

bajar

Sinónimos

Ejemplos ?
La última voz fue ésta del que se contemplaba en la acostumbrada onda: “Ay, en vano querido muchacho”, y tantas otras palabras 500 remitió el lugar, y díchose adiós, “adiós” dice también Eco. Él su cabeza cansada en la verde hierba abajó, sus luces la muerte cerró, que admiraban de su dueño la figura.
Esta ascensión, según relata Subercaseaux, no logró cumplir su cometido, al no poder avanzar a través de un "ventisquero" que encontraron en su ruta, cuando ya se encontraban a unos 2200 msnm. En este predicamento, Bianchi rodó largamente ladera abajó, hasta que logró clavar un bastón en la nieve.
El cadáver del idiota permaneció toda la noche sobre el cuero de carnero, y al día siguiente, como habla faena y no podía perderse tiempo, don Ciriaco ordenó al pardo Anastasio que llevase al finado al monte, en la rastra de acarrear el agua, y que lo pusiera sobre unos talas: agregando: –"Que juera pa abajó 'e la picada, pa que no yegara el jedor a las casas.
Estaba ante los pies de la cama el arco y las saetas, que son armas del dios de amor; lo cual todo estando mirando Psiches no se hartaba de mirarlo, maravillándose de las armas de su marido, sacó del carcaj una saeta, y estándola tentando con el dedo a ver si era aguda como decían, hincósele un poco de la saeta, de manera que le comenzaron a salir unas gotas de sangre de color de rosas, y de esta manera, Psiches, no sabiendo, cayó y fue presa de amor del dios de amor: entonces, con mucho mayor ardor de amor, se abajó sobre él y le comenzó a besar con tan gran placer, que temía no despertase tan presto.
A la ninfa, que reclamaba sin fin de hermana, al menos, besos, y ya las manos a su cuello de marfil le echaba: 335 “¿Cesas, o huyo, y contigo”, dice él, “esto dejo?” Sálmacis se atemorizó y: “Los lugares estos a ti libres te entrego, huésped”, dice, y simula marcharse su paso tornando; entonces también, mirando atrás, y recóndita ella de arbustos en una espesura, se ocultó y en doblando la rodilla se abajó.