abalanzar

(redireccionado de abalanzaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para abalanzar

equilibrar

Ejemplos ?
Este modelo propone que Deinonychus se abalanzaba sobre sus presas como los modernos accipítridos, dejando caer el peso sobre su presa y sujetándola con las garras.
Es importante destacar que Francisco Javier Pulgar estudió topografía y tal vez su “teodolito” le daba la facultad de ver de cerca lo que la educación puede lograr en el ser humano y por eso se abalanzaba por caminos del saber, para adquirir conocimientos y sin egoísmo ni menosprecio lo compartía con sus alumnos en su afanosa labor.
La lucha comenzó hacia el mediodía, cuando el vicealmirante De Vallecilla abrió fuego desde el San Antonio contra el Geunieerde Provintien de Thijssen, que se abalanzaba contra él junto con el Provincie Ultrecht.
Onésilo encontró en su palafrenero cario un servidor astuto, pues cuando Artibio se abalanzaba sobre Onésilo, éste hirió al persa mientras le embestía, y tal como había planeado con su asistente en el preciso instante en que el caballo engrifaba las patas contra el escudo de Onésilo, el cario le asestó un mandoble con su hoz y le cercenó las patas traseras.
De improviso, surgió del terreno flexible un espantoso monstruo que con mirada agraz y cinco furiosos hocicos se abalanzaba hacia él para devorarlo.
Mi perro favorito, que pasa la noche en mi cuarto, se levantó de repente y se salió por la ventana abierta al corredor, y un momento después oí que se abalanzaba sobre alguien en el patio.
Tomó Catherine el veneno, la cuerda y el bastón. En el patio arrojó el veneno al perro que se abalanzaba sobre ella. Se lo tragó y cayó fulminado.
Como un mal intencionado león acomete al rebaño de cabras o de ovejas, cuyo pastor esta ausente; así el hijo de Tideo se abalanzaba a los tracios, hasta que mató a doce.
El se excusaba, no era escuchado y ella, mientras lo agobiaba con un nuevo diluvio de los más duros e hirientes insultos, se le abalanzaba y le propinaba fuertes puntapiés en el culo, con los cuales le era tanto más difícil no dar en el blanco por cuanto que el paciente, lejos de rehuirla, no dejaba nunca de darse la vuelta y presentarle el trasero, aunque fingía querer evitar los golpes y querer huir.
Esos hombres se volvían contra él, que suplicaba piedad, se hincaba de rodillas, no era escuchado y uno de los dos campeones se le abalanzaba y lo colmaba de bastonazos hasta que entraba en una habitación preparada, dentro de la cual escapaba.
lo que veía era sencillamente que Monina, la que se abalanzaba contra la gente nueva, la que no consentía ningún intruso, la fierecilla, se acercaba a Máximo, y con demostraciones poco menos cordiales que las hechas a mí, le halagaba, se deshacía a sus pies...
--gritó la Reina blanca, mientras se abalanzaba hacia donde estaba su criatura, dándole al Rey un empellón tan violento que lo lanzó rodando por entre las cenizas.
El día menos pensado y que amanecía hasta con promesas para los habitantes, el río se abalanzaba como un felino cebado por sobre los predios cultivados y sembrado de hogares humildes, y hacía languidecer todo el latido de vida comarcana, estrangulando los retazos de la rica gleba ubérrima.
Medorita dio un salto y cayó, tiesa y erizada, con la cabeza deshecha y el espinazo partido... Al volverme, impresionado como si acabase de cometer un crimen, sentí que Enrique se abalanzaba a mi cuello.
Yo estaba convencido de que o el almuerzo era gratuito, lo que me iba a hacer reñir con el restaurador, o debía pagarlo yo. Con disgusto y sorpresa vi que Serey se abalanzaba a la caja y manipulaba billetes.
Hubo un momento en que lord Arthur creyó divisar una silueta gruesa y defor­me que se abalanzaba hacia la escalerilla próxima al puente.
Cuando quedaban 2 minutos del primer asalto, Arlovski comenzó una ofensiva impactando una serie de 3 puñetazos seguidos de una patada media que mandó a Fedor contra la esquina del ring.Acto seguido, Arlovski se abalanzaba sobre Fedor para finalizar el combate cuando el ruso conectó un contra tremenda con la mano derecha a la mandíbula de Arlovski dejándolo totalmente K.O.
Existe evidencia de la presencia de una musculatura poderosa (músculos epiaxiales) sobre la base de las prolongaciones vertebrales en ambos géneros: Sphenacodon y Dimetrodon, la cual pudo servir para estabilizar la columna vertebral limitando los movimientos laterales durante la marcha y mientras se abalanzaba sobre sus presas.