abandonar

(redireccionado de abandoné)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para abandonar

entregarse

Sinónimos

  • entregarse
  • darse
  • confiarse
  • dejarse llevar

desistir

dormirse

Sinónimos

  • dormirse
  • descuidarse
  • confiarse

Antónimos

  • cuidarse

Sinónimos para abandonar

Ejemplos ?
Y yo, cansado y sin esperanzas de conseguir representar aquella belleza diabólica, abandoné pronto mi dibujo para mirar a los jugadores.
Entonces envolviéndola en su manto, su cabeza cubriendo con su toca, el dulce acento de su dulce boca dijo a la absorta Margarita así: «TE ACOGISTE AL HUIR BAJO MI AMPARO Y NO TE ABANDONÉ: VE TODAVÍA ANTE MI ALTAR ARDIENDO TU BUJÍA: YO OCUPÉ TU LUGAR, PIENSA TÚ EN MÍ.» Y a estas palabras retumbando el trueno, y rápido el relámpago brillando, del aire puro en el azul sereno se elevó la magnífica visión.
Pero yo te abandoné por seguir la juventud; en el mundo me interné, y al primer paso se fue de la infancia la quietud; que aunque tu voz me anunciaba los escondidos abrojos del camino que pisaba, mi oído no te escuchaba ni te miraban mis ojos.
¡Con qué emoción recuerdo ahora, aunque parezca que lo digo como algo sin importancia, la alegría con que abandoné mi feliz hogar, sin sospechar siquiera lo que dejaba para siempre!
¡Oh ciudad! ¡Oh padre!, a quienes abandoné torpemente después de matar a mi hermano. = LA NODRIZA Ya oís lo que dice, y cómo invoca a Themis y a Zeus, a quienes los hombres miran como a defensores de los juramentos.
Últimamente (por indicación de la misma), después de haberle rendido humildemente mi tributo de gracias, de manera muy imperfecta, sin duda, pero como mejor supe, me preparé para regresar a mis patrios lares que abandoné tanto tiempo ha.
como se vuelve al ritmo de una guitarra; como se canta el verso que se olvidaba; como se aspira el aire cuando nos falta; Poesía… te abandoné en una esquina bancaria seducido en las imberbes artimañas de esas calles promisorias de aventuras que al final de tantas luces de artificio te derruyen en las sombras de los ruidos, te derrumban si no vendes a penumbras y hasta el íntimo pudor te rasgan.
Y dándole en secreto el consejo de que fuera a buscar a mistress Crupp y de que se llevara consigo a la muchacha, me abandoné por completo a la alegría.
«Cuando quedé solo, y demasiado viejo para seguir trabajando en las rudas faenas del campo, sabiendo por otra parte que ya se acercaba la colonización para barrer de esos campos los últimos restos de los pobladores primitivos, abandoné la choza demasiado ruinosa para que la pudiese componer, y dejé que se volviese tapera.
No obstante este convencimiento, no quise echarme encima la responsabilidad de perturbar y romper el orden constitucional, porque cuando se entra por ese camino se conoce el principio, pero se ignora la profundidad de las consecuencias que puede presentar en el porvenir y hasta donde puede rodar un país que se precipita en él. Preferí, por lo tanto, dimitir el mando para no echar sobre mis hombros tal responsabilidad y abandoné la Patria.
Steerforth no aparecía, haciéndome temer que estaría enfermo, por lo que al tercer día abandoné el Tribunal de Doctores más temprano para tomar el camino de Hyghgate.
y en los veinte años que van transcurridos desde que vine y abandoné la patria, jamás he oído de tu boca una palabra ofensiva o grosera; y si en el palacio me increpaba alguno de los cuñados, de las cuñadas o de las esposas de aquéllos, o la suegra —pues el suegro fue siempre cariñoso como un padre—, contenías su enojo, aquietándolos con tu afabilidad y tus suaves palabras.