abandonar

(redireccionado de abandonéis)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para abandonar

entregarse

Sinónimos

  • entregarse
  • darse
  • confiarse
  • dejarse llevar

desistir

dormirse

Sinónimos

  • dormirse
  • descuidarse
  • confiarse

Antónimos

  • cuidarse

Sinónimos para abandonar

Ejemplos ?
EUGENIA, envarándose: ¡Ay, no puedo más, me muero! ¡No me abandonéis, amigos míos, estoy a punto de desvanecerme!... (Se corre en medio de sus dos preceptores.) SRA.
Vosotros. No nos abandonéis, no nos dejéis, oh dioses, en el cielo, en la tierra, Espíritus del Cielo, Espíritus de la Tierra. Dadnos nuestra descendencia, nuestra posteridad, mientras haya días, mientras haya albas.
Nosotros somos también hombres, de igual condición que vosotros, que os predicamos que abandonéis estas cosas vanas y os volváis al Dios vivo que hizo el cielo, la tierra, el mar y cuanto en ellos hay, y que en las generaciones pasadas permitió que todas las naciones siguieran sus propios caminos; si bien no dejó de dar testimonio de sí mismo, derramando bienes, enviándoos desde el cielo lluvias y estaciones fructíferas, llenando vuestros corazones de sustento y alegría...» Con estas palabras pudieron impedir a duras penas que la gente les ofreciera un sacrificio.
Otra gran desilusión para Merry fue la partida de Gimli, Legolas y Aragorn hacia el Sendero de los Muertos; se sentía solo, abandonado y se lo dijo a Aragorn: «¡No me abandonéis!
Pero al desatracarse la ?Lautaro? del costado de la ?Esmeralda?, Coig y la tripulación española reaccionó con una ofensiva en donde un marinero español agazapado en una escotilla disparó un certero tiro a Jorge O'Brien, que le atravesó el pecho y lo derribó exánime a cubierta para no volver a levantarse. Antes de morir, alcanzó a murmurar: "No la abandonéis muchachos, la fragata es nuestra".
Carrillo Puerto y trece acompañantes, entre los cuales tres de sus hermanos -Wilfrido, Edesio y Benjamín-, fueron llevados a Tizimín y luego a la penitenciaría Juárez de la ciudad de Mérida, para ser juzgados sumariamente por un tribunal militar y ejecutados en el Panteón Civil de Mérida en la madrugada del 3 de enero de 1924. Sus últimas palabras: No abandonéis a mis indios.