abandonar

(redireccionado de abandonando)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para abandonar

entregarse

Sinónimos

  • entregarse
  • darse
  • confiarse
  • dejarse llevar

desistir

dormirse

Sinónimos

  • dormirse
  • descuidarse
  • confiarse

Antónimos

  • cuidarse

Sinónimos para abandonar

Ejemplos ?
Y nada más se afanaban por comer y reproducirse. El trabajo creativo se iba abandonando. No les importaba más que correr y saltar; y jugar con pelotas; y subirse a los árboles; y luchar entre ellos.
Entonces, cual con su aflato matutino el céfiro estremece el plácido mar y suscita proclives olas, 270 la Aurora al surgir por los umbrales del errante Sol, las cuales, tardamente primero, por su clemente soplo empujadas avanzan y levemente suenan con el plañir de la carcajada, tras ello, el viento al crecer, más, más se incrementan, y, con la purpúrea luz, de lejos nadando, refulgen: 275 así entonces del vestíbulo abandonando los regios techos a su casa cada uno con errante pie por doquier se retiraban.
Tiene, en efecto, para mí esta poesía el valor de un experimento, porque Rabindranath, abandonando toda la mise en scene del arte oriental, que suele estorbar nuestra aproximación, conserva intacto su asiatismo.
No se crea que en la redacción libre ha de reinar un libertinaje y que cada quien haga lo que quiera. No, se estaría abandonando, como dije anteriormente, el alumno a sus propios recursos, lo cual sería peligroso.
¿Antes de casarse -Ladra la otra, hecha la sorprendida y como gozosa. - Sí, la muy tonta se dejó engañar y después ya la andaba abandonando, así nada más.
En los combates ha sucedido muchas veces que un hombre, queriendo socorrer a su amigo o pariente, ha recibido muchas heridas o ha sido muerto, y que otro, abandonando a su pariente o amigo, ha salvado la vida.
Con la independencia saltan a un primer plano el constitucionalismo francés y las ideas de Rousseau, cuyo primado obedece a la radicalización de un proceso que, abandonando los cauces reformistas, se encaminaba hacia las soluciones revolucionarias.
Rápidamente el Penío llega, el verdeante Tempe 285 abandonando, el Tempe, al que espesuras ciñen por encima pendientes, que las hijas de Hemonia en concurridos coros han de celebrar: y no de vacío, pues él trajo, de raíz, altas hayas y de recto tronco eminentes laureles, no sin un oscilante plátano, la flexible hermana 290 del inflamado Faetón, y un aéreo ciprés.
Y cuentan además que "Venido a menos le fueron abandonando aquellas mujeres que antes lo rodeaban y, al ir perdiendo la salud por la pena que le embargaba, ya macilento y triste, se dio a implorar la pública caridad, sentándose en cuclillas en la esquina de la que fuera su casa gimiendo de pesadumbre y de pobreza, moviendo a lastima." Y se asegura que "Algunos le socorrían, pero otros indignados, le escupían y le humillaban al pensar por aquella esquina, donde siempre" se le veía.
Lanzóse una a la mar, y a toda vela, Abandonando el puerto prontamente, A par del viento favorable vuela, Y a la luz clara que en la mar riela, Se la mira bogar tranquilamente.
No se priorizará la estabilidad de precios al crecimiento, abandonando así las políticas neoliberales de contención de precios de los últimos 30 años.
La revolución se extendió también, como aceite en pañi- zuelo, por el Alto Perú, poniéndose á la cabeza de la indiada el famoso cura Muñecas, quien abandonando á su suegra, mote que algunos clérigos dan al breviario, se armó de sable, canana y trabuco, y el 24 de Septiembre emprendió el ataque de La Paz.