abandonar

(redireccionado de abandonaré)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • pronominal

Sinónimos para abandonar

entregarse

Sinónimos

  • entregarse
  • darse
  • confiarse
  • dejarse llevar

desistir

dormirse

Sinónimos

  • dormirse
  • descuidarse
  • confiarse

Antónimos

  • cuidarse

Sinónimos para abandonar

Ejemplos ?
Así es que yo ardo en deseos de escucharte, y ya puedes alargar tu paseo hasta Megara, y, conforme al método de Heródicos 4, volver de nuevo después de tocar los muros de Atenas, que yo no te abandonaré.
Luciré mi monstruo durante una hora, y luego fingiré que lo abandono... Pero no lo abandonaré, sino que seguiré visitándolo en secreto.
Si el pueblo de Chile me acompaña en estas directivas, seguiré en este puesto; si me niega su concurso, la puerta es ancha y seguiré el camino que ya una vez recorrí con dolor de mi corazón, y abandonaré la patria.
Y si repetidas veces el negro espectro de la imposibilidad del fin se ha presentado a mi imaginación y tratado de disuadirme, siempre le he recibido con estas palabras: "teóricamente no has de vencerme, lucharé contra ti mismo, y sólo te cederé el campo cuando en la práctica te vea dominado; si en este terreno me viese vencido, abandonaré a mi Patria".
- En ese caso - concluyó el Rey de los Monos, temblando de satisfacción y esperanza -, mañana mismo abandonaré esta montaña y partiré en su busca.
Pero ni lucharé ni a ti, triste, te abandonaré, y tuya ahora al menos llegaré de acompañante, y el sepulcro, 705 si no la urna, con todo nos unirá a nosotros la letra: si no tus huesos con los huesos míos, mas tu nombre con mi nombre he de tocar.” Más cosas el dolor prohíbe y en cada palabra un golpe de duelo interviene, y desde su atónito corazón gemidos salen.
XX A MECENAS Con alas potentes y nunca vistas, poeta de dos formas, hondiré el azul espacio, sin detenerme largo tiempo en la tierra, y más grande que la envidia, abandonaré sus ciudades.
-Es el padre de mis hijos, el padre de mis mellizos, el esposo de mi alma -grito mistress Micawber-. ¡Nunca, nunca le abandonaré!
La belleza de lo que está en ti comienza a disiparse cuando tu belleza propia comienza a florecer; y si no te dejas malear y corromper por el pueblo, yo no te abandonaré en toda mi vida.
-Sí, sí, idolatrada esposa, mi ángel, mi amada Lucía, suframos el martirio, no te abandonaré ya que esta suerte nos estaba preparada, y en brazos el uno del otro, lanzaremos el último suspiro.
Lo que quiero decirte es que no debes olvidarme nunca, pues yo nunca te olvidaré a ti y cuidaré mucho de tu madre, Davy, como nunca te he cuidado a ti, y no la abandonaré.
Los sucesos del día, combinados con los mellizos o con el ponche, tenían a mistress Micawber muy nerviosa, y me contestó con lágrimas en los ojos: -Yo nunca abandonaré a mi esposo.