Ejemplos ?
Además, el chasis STR2 supone un gran adelanto, ya que es el mismo que usará Red Bull Racing en 2007 pero adaptado al propulsor italiano. Sin embargo, la primera mitad de la temporada fue bastante difícil, con numerosos abandonos.
Pero en las siguientes pruebas sufren numerosos abandonos que les impiden continuar con esa racha, si bien pueden obtener buenos resultados cuando no tienen esos problemas mecánicos (así, Kvyat terminó 9º en Silverstone y Vergne fue 8º en Canadá y 9º en Hungría).
El Estado ahora les otorga una medalla de oro en su bautismo y una beca escolar hasta la edad de 21 años. Esto logró finalizar con los abandonos de niños, y aún es tradicional que el presidente sea el padrino de los séptimos hijos.
La mala racha (9 carreras consecutivas fuera de la zona de puntos) se rompió en el Gran Premio de Bélgica, donde abandonos ajenos ayudan a puntuar con ambos coches por primera vez en casi un año.
A pesar de contar con un número reducido de militares, Prim hace una proclama y se dirige hacia Madrid en tres columnas pero en el camino va sufriendo diversos abandonos.
2005 fue un año más flojo para el brasileño: ganó una única carrera en Richmond y fue segundo en dos carreras, lo que sumado a varios abandonos lo dejaron en la sexta posición final.
Fue Espronceda, dejando en su Canto a Teresa una desgarradora confesión de amor y desengaño, quien con más acierto ha logrado poetizar sus sentimientos. El amor pasional, con entregas súbitas, totales, y rápidos abandonos.
Sin embargo la fiabilidad del monoplaza resultó un verdadero problema y al final de la temporada dio como balance un total de 14 abandonos entre accidentes y averías.
En la siguiente cita, el Rally de Alemania, la primera sobre asfalto desde Montecarlo, Sordo logró su primera victoria de su carrera en el campeonato del mundo, en una prueba con muchos abandonos y salidas de pista y donde tuvo que enfrentarse hasta el final con el belga Thierry Neuville.
En 1960, Graham Hill se dio cuenta de grandes beneficios de conducción del P48, pero también muchos abandonos arruinaron su temporada.
La marcha de Jesús Cifuentes y José Sendino supone el punto de giro definitivo después de los anteriores abandonos de César Cuenca y Nacho Martín.
Quedó confirmado como segundo piloto para 1979, como compañero de equipo de Niki Lauda. Puntuó solamente en Holanda al terminar cuarto, a la vez que tuvo seis abandonos por fallos mecánicos y cinco por choques.