abjurar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para abjurar

apostatar

Sinónimos

Ejemplos ?
Por esta desobediencia fue llevado a juicio en donde fue obligado a abjurar de sus creencias y posteriormente recluido bajo arresto domiciliario, que duró poco.
Anselmo de Canterbury le convenció de que Juan Bautista tampoco había muerto por abjurar y de cualquier modo fue considerado por la iglesia como santo.
Éste se negó a abjurar de nada, pues replicó que nunca en público había afirmado estar de acuerdo con los postulados reformistas, si bien reconoció sin paliativos la autoridad del pontífice como juez y superior.
No tuvo la misma suerte el también erasmista Pedro de Lerma, primer canciller de la Universidad de Alcalá y canónigo de la catedral de Burgos, que fue detenido y encarcelado, siendo obligado a abjurar de sus "errores" en todas las ciudades donde había predicado.
En 1589 su rey Enrique III de Navarra asumió también el reino de Francia, tras el asesinato del rey de Francia Enrique III de Francia, y después de abjurar y convertirse al catolicismo con la famosa frase de "París bien vale una misa".
Al negarse la princesa a abjurar de su catolicismo, la reina ordena que sea desnudada y sumergida en un estanque lleno de peces, sin lograr su objetivo.
Sin abjurar de mis ideas, siendo lo que siempre fui, reconozco al Gobierno actual y estaré con él en la lucha contra el absolutismo».
y a las ligas se les exigió abjurar con el siguiente texto: A pesar de la opresión real sobre los navarros, las Juntas de Obanos y de Buenas villas resurgen el 26 de diciembre de 1280 y el nuevo gobernador Guerín de Amplepuis trata de de romperlas con apertura de expediente para proceder a su ilegalización y castigo.
Como fue tallada durante el proceso de cristianización, probablemente su fin era abjurar de los dioses paganos calificándolos de hechiceros.
Al final del proceso, Beccarelli fue obligado a abjurar en plaza pública de Brescia y fue condenado el 13 de septiembre de 1710 a siete años de remar en las galeras.
La monarquía francesa estaba irrevocablemente vinculada a la Iglesia Católica ("la France est la fille aînée de l'église", o sea "Francia es la hija mayor de la Iglesia"), y durante el Renacimiento, los teóricos franceses del derecho divino de los reyes y su poder sacerdotal habían explicitado tales vínculos: Enrique IV sólo pudo llegar al trono tras abjurar del protestantismo.
Otras obras que se le han adjudicado a Rodrigo Cota son las Coplas de Mingo Revulgo, las Coplas del Provincial y, especialmente, el primer acto de La Celestina, según el propio Fernando de Rojas. Cerca del año 1497 tuvo que abjurar del judaísmo y se cree que murió poco después.