abrojo

(redireccionado de abrojos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para abrojo

velcro

Sinónimos

  • velcro
Ejemplos ?
Comenzó a andar dando tropezones y zancadillas y suspirando; parecía que los ojos con lágrimas osaban ablandar los peñascos a los pies y hacer tratables los abrojos.
Si en frente de esa deidad en alguna parte se halla, es otra nueva batalla que el pobre corazón da. Si con la luz de sus ojos le alumbra la triste frente, usté, don Laguna, siente el corazón entre abrojos.
¿Qué falta les haría implorar el favor del dios Epinense para que les arrancase las espinas o abrojos del campo, ni a la diosa Rubigo para que no se les aneblasen las mieses, estando la Felicidad sola presente, con cuyo auxilio no se ofrecerían males algunos, o fácilmente se evitarían?
Sobre esta sangre no pueden ya tener corpulencia los falsos poderes del despotismo y ni crecer las cizañas y abrojos de la tiranía, sino únicamente las esperanzas de renovación y una vendimia caudalosa de fraternidad y justicia.
15 Y entrando á los de Succoth, dijo: He aquí á Zeba y á Zalmunna, sobre los cuales me zaheristeis, diciendo: ¿Está ya la mano de Zeba y de Zalmunna en tu mano, para que demos nosotros pan á tus hombres cansados? 16 Y tomó á los ancianos de la ciudad, y espinas y abrojos del desierto, y castigó con ellos á los de Succoth.
38 Si mi tierra clama contra mí, Y lloran todos sus surcos; 39 Si comí su sustancia sin dinero, O afligí el alma de sus dueños; 40 En lugar de trigo me nazcan abrojos, Y espinas en lugar de cebada.
A puto el postre Apolo la seguía, y a voces le decía: «Detente, fugitiva de mis ojos, mira que vas descalza y hay abrojos, y maltratando vas tus plantas tiernas, y se te ven las piernas, que son para doncella desacatos; toma, que aquí te traigo unos zapatos, mas, ¡ay!, que a ser ingrata te resuelves, pues a un toma no vuelves.
-Yo guardo del perdido Paraíso dentro del alma la visión primera; yo los abrojos de la tierra piso, la frente en otra esfera; yo sé del cielo el olvidado idioma: mago la Siria me llamé; profeta quien bebió el agua del Jordán escaso; sibila un tiempo me invocó de Roma la muchedumbre inquieta: hoy ignorado por la tierra paso, hoy me llamo poeta.»
Negando lo que te pido, siete días ha que sólo agua de lágrimas bebo y pan de dolores como. Duros abrojos tres veces castigan mis perezosos miembros: tan estéril tierra ¿qué ha de tener sino abrojos?
Y si en alguna lomada tiene que dormir al raso, pensando en ella, amigazo, lo hallará la madrugada. Allí acostao sobre abrojos, y entre cardos, don Laguna, verá su cara en la luna, y en las estrellas sus ojos.
¿Sabes que para entrar allí tendré que apartar con mi cuerpo desnudo los espinos y los abrojos y las ponzoñosas hierbas, y sentir cómo se enroscan en mi cuello las víboras y cómo trepan por mis piernas los fríos reptiles?
Pero yo te abandoné por seguir la juventud; en el mundo me interné, y al primer paso se fue de la infancia la quietud; que aunque tu voz me anunciaba los escondidos abrojos del camino que pisaba, mi oído no te escuchaba ni te miraban mis ojos.