abusar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para abusar

excederse

Sinónimos

Sinónimos para abusar

Ejemplos ?
Y así, la alta y baja burocracia que la Corona envió a México, se encumbraba brevemente en el poder, para después caer por la propia corrupción, que les permitía abusar y enriquecerse al mismo tiempo.
Como ese ejército no se tendrá para oprimir al pueblo, sino para defender la soberanía del país; ese ejército no se tendrá para abusar de nadie, es necesario por tanto que sea un ejército bueno, un ejército entrenado y un ejército que no se dedique a la bolita, ni al juego, ni a la prostitución, ni ninguna de esas cosas a las que se dedicaba aquí el ejército.
Eso sí, pero que no se abuse de eso, porque la autoridad, naturalmente, tiene que mantenerse, porque en el instante en que se comience a abusar de las libertades que se permiten y hacer un show permanente frente a los establecimientos públicos, entonces nos veremos en la necesidad de prohibir que haya manifestaciones frente a los establecimientos públicos.
563.- El que, con propósito de apropiarse de una cosa perteneciente a otro, se hubiere hecho entregar fondos, muebles, obligaciones, finiquitos, recibos, ya haciendo uso de nombres falsos, o de falsas calidades, ya empleando manejos fraudulentos para hacer creer en la existencia de falsas empresas, de un poder, o de un crédito imaginario, para infundir la esperanza o el temor de un suceso, accidente, o cualquier otro acontecimiento quimérico, o para abusar de otro modo de la confianza o de la credulidad, será reprimido con prisión de seis meses a cinco años y multa de cincuenta a mil sucres.
Los que hubieren dejado en las calles, caminos, plazas u otros lugares públicos, tenazas, barretas, barras de hierro, escaleras u otras máquinas, instrumentos o armas de que puedan abusar los ladrones u otros malhechores.
Hoy, como ayer, vuelvo a decir que no acepto dictaduras, y yo sería el primero en castigarme si se me ocurriera la idea de abusar de la confianza que el pueblo me da.
Eduardo de Priestley, o el hombre de circunstancias No puedo menos de contestar al señor de Priestley que el daño suyo estuvo, si hemos de hablar vulgarmente, en nacer desgraciado, mal que no tiene remedio; si hemos de raciocinar, en traer siempre trocadas las circunstancias; en no saber que mientras haya hombres la verdadera circunstancia es intrigar, estar bien emparentado, lucir más de lo que se tiene, mentir más de lo que se sabe, calumniar al que no puede responder, abusar de la buena fe...
Dejo de lado otras crueldades, otras cosas inhumanas, como también abusar más como a animales que como a hombres, que cuando nos reclinamos para cenar, el uno recoja las escupinadas, el otro retire de debajo de la mesa los vómitos de los borrachos.
Dejo de lado otras crueldades, otras cosas inhumanas, como también el abusar de todos ellos más como animales que como seres humanos, en forma que cuando nos inclinamos a la cena, uno esté limpiando los salivazos, otros anden por debajo de la mesa recogiendo los vómitos de los beodos.
La libertad, como contrapuesta, por una parte, a la docilidad servil que lo recibe todo sin examen, y por otra a la desarreglada licencia que se rebela contra la autoridad de la razón y contra los más nobles y puros instintos del corazón humano, será sin duda el tema de la Universidad en todas sus diferentes secciones. Pero no debo abusar más tiempo de vuestra paciencia.
Triunfa el instinto sanguinario de los depredadores retrógradas y muertos de hambre espiritual, resentidos de sus impotencias, que los hace ambicionar, odiar a sus semejantes, envidiar, calumniar, estafar, robar, explotar, humillar, abusar, ser crueles, egoístas, díscolos y asesinarlos en su existencia fugaz que se les ha prestado para ver si se superan por obra y gracia de la voluntad creadora.
Me parece advertir, por lo tanto, y termino de abusar de la amabilidad del señor senador – que cuanto más se pormenoriza en la etapa de elaboración y de preparación del Tratado, más elogia la cautela, el tino, el ánimo de previsión, de estudio, de contracción de los organismos públicos que después habrán de dar los representativos de la voluntad popular el resultado de todo ese cambio de deliberaciones o de opiniones propias del trabajo de las etapas preparatorias, para que lo conozcan, estudien y juzguen.