acaudillar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para acaudillar

Ejemplos ?
Uno de ellos, Pipino de Heristal, descendiente de aquel Pipino de Landen que traicionó a Brunegilda, estará llamado a acaudillar a los nobles de Austrasia, obtendrá una victoria decisiva contra el mayordomo de palacio de Neustria en la batalla de Tertry (687) y despojará a los merovingios de todo poder efectivo, dejándoles de reyes sólo el título y la larga cabellera.
A comienzos de 1918, con la llegada de las primeras tropas Aliadas de la intervención aliada en la Guerra Civil Rusa, los Gobiernos de la Entente confiaron en Semiónov para acaudillar las fuerzas opuestas a los bolcheviques en Siberia.
Para la primavera de 1661, un nuevo líder había ocupado la vacante de Alejo, se llamaba Misqui, quien sin poseer las mismas dotes que el mestizo tenía más arrastre entre su gente. Logró acaudillar unos 1.500 hombres reuniendo sus fuerzas en el sector denominado Curanilahue, cercano al Salto del Laja.
Lautaro, a pesar de la hambruna y el tífus logró acaudillar a más de 2.000 guerreros y con éstos cruzó por primera vez el gran río Biobío y siguió hacia el norte y empezó a reclutar gente entre los picunches, mucho más pacíficos que los mapuches.
Cuando Thomas Müntzer llegó a acaudillar el movimiento, las revueltas desembocaron en una guerra, que jugó un papel importante en la fundación del movimiento anabaptista.
Allí, Tisafernes recibió en su campamento a los comandantes griegos encabezados por Clearco para concluir las condiciones del acuerdo, pero les tendió una trampa y los masacró sin piedad, dejando de un plumazo a los Diez mil sin sus líderes. Los soldados presionaron entonces al joven Jenofonte para acaudillar la retaguardia y llevar a cabo la retirada.
Prieto, que había estado preocupado por el posible uso que el general podía hacer del escaño como plataforma golpista, diría en el mitin: «el general Franco, por su juventud, por sus dotes, por la red de sus amistades en el ejército, es hombre que, en un momento dado, puede acaudillar con el máximo de probabilidades un movimiento subversivo de éste género».
Vercingétorix fue uno de los primeros líderes galos que logró acaudillar a una parte importante de la nación gala, mostrando verdadero talento militar al enfrentarse al más grande de los estrategas de su tiempo, Julio César.
El 21 de octubre, Wu abandonó su retiro para acaudillar una fuerza que se dirigió al asalto de las unidades atrincheradas en Xuzhou.
Radkey (1958), p. 77 Su incapacidad para acaudillar un movimiento de masas hizo que se acentuase su uso del terrorismo contra el Gobierno.
Alfonso VI, por su parte, había acudido antes por tierra a Valencia para acaudillar la alianza múltiple contra el Cid, pero la demora de la armada pisano-genovesa que debía apoyarle y el alto coste de mantener el sitio, obligó al rey al abandono de las tierras valencianas.
La sociedad pielverde se estructura de manera muy simple: el más fuerte le pega al más pequeño, los individuos más grandes y fuertes son nombrados jefes para acaudillar sus huestes de saqueo y los más pequeños, sencillamente sirven como esclavos o como comida para los gigantes.
El reino acababa de pasar por los horrores de una larga y desastrosa guerra, las pasiones de partido estaban en pie, la inmoralidad cundía y Francisco Girón se aprestaba ya para acaudillar la sangrienta revolución de 1553.
Con verdad os declaro que, en toda mi existencia, desde que en la infancia alborearon en mí los primeros destellos de la razón, hasta ahora que he llegado a la madurez de mi virilidad, siempre hice todo según lealmente lo entendí, y jamás dejé por hacer nada que creyese útil a nuestra Patria y a la gran causa que durante tanto tiempo me cupo la honra de acaudillar.
No valía la pena de clamar 25 años contra el Civilismo, sembrar odios implacables, acaudillar revoluciones sangrientas y cargar el rifle de Montoya, para concluir con perdones mutuos y abrazos fraternales.
El interés manifiesto expresado desde Lanusse hasta Balbín, pasando por toda la gama de partidos y partiditos de nuestro país, en el regreso de Perón demuestra que tampoco ellos creen en las ideas socializantes de Perón, y que lo conocen mejor quo los propios peronistas, lo que sirve para demostrar que la famosa antinomia no existe, lo que existe es una lucha de clases que se da cada vez con mayor intensidad y no es el peronismo el más adecuado para acaudillar a la clase desposeída, desde el momento que se está buscando la vuel­ta de su líder para que calme los ímpetus revolucionarios de las masas.
Tan sólo un partido marxista-leninista podrá acaudillar y dirigir a la clase obrera en una auténtica lucha por la liberación nacional y social.
Tan solo un partido marxista-leninista podrá acaudillar y dirigir a la clase obrera en una autentica lucha por la liberación nacional y social" (Contestación...) Esta postura implica una necesaria valoración negativa de la experiencia histórica de la clase trabajadora bajo el peronismo y la necesidad ineludible de erradicar a éste -considerado una ideología burguesa- de los sentimientos de las masas.
El ascenso incesante de la nación reclama que los jóvenes mexicanos se empeñen ardientemente en la conquista de mejores instrumentos en la ciencia, la técnica, el humanismo y el trabajo, para que no desmaye su pueblo, que ellos deberán acaudillar en el futuro con su vigor espiritual.