aclarar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para aclarar

alumbrar

Antónimos

clarificar

Sinónimos

Antónimos

explicar

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para aclarar

Ejemplos ?
Subercasaux se levantaba generalmente al aclarar; y aunque lo hacía sin ruido, sabía bien que en el cuarto inmediato su chico, tan madrugador como él, hacía rato que estaba con los ojos abiertos esperando sentir a su padre para levantarse.
Es más fácil que lo hagas tomar aguamiel que él se anime a tragarte.- Terminó de aclarar el señor de las lluvias, el corazón del monte.
En mi perspicacia alcancé a aclarar al público lo de mi mala letra y precisé corrigiendo:-Es ge, aunque el rasgo tan apretado la haga parecer jota.
-¿Y cómo ha sío eso? -Pero ¿se puée aclarar una chispa lo que platican ustedes y que me entere yo de lo que pasa? -exclamó el Pimporrio con acento malhumorado.
- dijo el lacayo-. Esto es lo primero que hay que aclarar, sabes. Era la pura verdad, pero a Alicia no le gustó nada que se lo dijeran.
-Como usted es muy conocida en el mundo entero, y hay tanto que se ha comentado sobre su persona, mi revista quiere saber si se podría agregar algo más que aún no se haya dicho sobre su vida; sobretodo aclarar el más interesante dato que intriga a su multitud de admiradores, o, como se dice hoy, sus fans: Su sonrisa.
Con ella los alumnos acrecentarán su conciencia sígnica y fomentarán su utilización creativa para servirse de todas la funciones comunicativas, aclarar conflictos, construir una mente crítica, deseosa de saber, fortalecedora de la voluntad, la autonomía y la creatividad y sobre todo para comprender cuándo las usan otros con el fin de aprovecharse y engañar.
Es importante aclarar también, por consecuencia, que leer, trasciende el sentido cerrado y exclusivo atribuido al descifrado y comprensión de la lengua escrita, y aunque lo incluye, la propuesta se abre hacia toda intención semántica que subyace en, por ejemplo, cual se ha sugerido ya, una fotografía, un programa de televisión, una conversación, un gesto, una actitud, un bailes de salón, una fiesta, una ceremonia patriótica o comercial, y un mucho más tan amplio como la afirmación dicha por mí en otra parte, todo lo que toca el ser humano lo vuelve lenguaje.
Quien quiera aclarar esto, por más defensor de lo tradicional y atacante de lo estructural, tendrá que hacer verdaderos malabarismos para lograr explicarlo (en la realidad, generalmente se hacen de la vista gordísima) y tendrá que caer, aunque no quiera, y mejor, si lo sabe, en un análisis de estructuras lingüísticas profundas y las transformaciones que se dan a partir de ellas para llegar a tal enunciado que haga coincidir lo que se le enseña falsamente al alumno: La tontería.
A partir de diseños y programas que se elaboran para el universo computacional, la electrónica avanza en la explicación de cómo funciona el “mecanismo” mental del homo sapiens sapiens. Sólo falla aún en aclarar algo que a las máquinas les falta: conciencia, voluntad, responsabilidad social y creatividad.
Así, pues, todo lo que al fin se hizo entonces en Lima fue venir a aclarar que había auxilios y no intervención en las cuatro situaciones ya adoptadas por el artículo 2º del Pacto como “casus foederis” y a las que me referí oportunamente según puede recordarse.
Si quieres aclarar las ambigüedades de las palabras...