acoger

(redireccionado de acogían)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para acoger

admitir

favorecer

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para acoger

Ejemplos ?
En algunos casos, como en la zona de El Bierzo se crearon monasterios que acogían a familias enteras como Compludo y el Monasterium Ruphianensi, que fueron fundaciones de Fructuoso (y se han llegado a llamar la Tebaida berciana), que tenían más bien el aspecto de verdaderas aldeas.
Entre ellos se encontraban dos nobles, el senador Firmino y la viuda Gregoria, que socorrían a los pobres y acogían círculos de las personas más nobles y cultas que pasaban por la ciudad.
Este clima beligerante, junto al ambiente liberal del Greenwich Village, influyó para que se produjeran los disturbios de Stonewall. Eran pocos los establecimientos que acogían a personas abiertamente homosexuales durante las décadas de 1950 y 1960.
A ella se acogían los moribundos para confesar sus pecados ante su teopixque (Sacerdote), también era considerada patrona del tejido, de los amores y placeres impuros.
Las Fondas acogían a los diversos viajeros, nacionales e internacionales que llegaban a la Capital de España, en algunos Palacetes, casas de particulares.
Sin embargo, el sistema feudal estaba ya en crisis, y las ciudades acogían la norma con la esperanza de librarse del yugo más intransigente de los nobles locales.
En el contexto de la posguerra española, fueron naciendo en la Ciudad Universitaria diferentes Colegios Mayores, que acogían a los estudiantes de fuera de Madrid.
Se acogían con entusiasmo las ideas de Rodari en las escuelas de esa ciudad de la Emilia-Romaña, región que visitaba mucho por esa razón entre otras.
La capilla cobija tres estupendos retablos barrocos, profusamente decorados, de fines del XVII; el central está dedicado a La Anunciación. Completan el conjunto palacial otras construcciones, ahora arruinadas, que acogían dependencias auxiliares de uso agropecuario.
El 28 de octubre de 1905, Porfirio Díaz nombró como ministro plenipotenciario de México en Guatemala al ilustre novelista Federico Gamboa, a quien Estrada Cabrera llegó a llamar en broma «ministro hostelero» por la gran cantidad de exiliados que se acogían a la embajada mexicana.
Mucho antes, desde el siglo XIII, en Inglaterra, en Bedlam se acogían locos, y posteriormente en algunas ciudades europeas bajomedievales, hubo fundaciones civiles y religiosas para la tutela de dementes.
Los frailes deseosos de reencarnar el espíritu de San Francisco, que a ellas se acogían, debían practicar una disciplina más severa y una pobreza más estricta, mantener la unidad de la Orden sin apartarse de la obediencia a los ministros provinciales y practicar la proclamación sencilla de la palabra de Dios.