afeitar

(redireccionado de afeitaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para afeitar

rasurar

Sinónimos para afeitar

raer

Sinónimos

Ejemplos ?
Introdujo el pelo corto en los hombres y el color blanco en verano e impuso el orden en las comidas, con las sopas de primer plato, las carnes y pescados de segundo, y los dulces de postre. 1000 Durante este periodo de la Edad Media, los hombres no se afeitaban, y llevaban las barbas sin límite de crecimiento.
La historia de esta anécdota no dice si los grecostarios o carenos, desde los tronstianos más elegantes hasta la vía Suharana, donde los barberos de baja especie afeitaban las barbas de los plebeyos, el filósofo pudo encontrar un esquilador según le convenía.
Tenían que sujetarse a frecuentes purificaciones mediante abluciones y celebraban cada día un oficio que consistía en cantar algunos himnos por la mañana, al mediodía, por la tarde y por la noche, ocupándose en el estudio de las ciencias, la enseñanza y en la práctica de la medicina. Se afeitaban todo el cuerpo y vestían de lino.
Encima, los elegantes llevaban a veces vasos pequeños llenos de perfume. Las cabezas se afeitaban; los egipcios son el primer pueblo que ha practicado sistemáticamente la depilación.
os sacerdotes de Anubis, stm (sem), se ocupaban de la momificación y oficiaban las ceremonias fúnebres en el antiguo Egipto portando máscaras de perro, o chacal, durante sus ritos. Según Juvenal, se afeitaban la coronilla.
Esto lo hizo reconocer el valor para un negocio de un producto que fuera utilizado pocas veces y luego desechado. Los hombres se afeitaban por varias razones, utilizando para ello una correa de cuero.
Esta sugerencia fue aceptada por muchos escritores posteriores, pero en 1703, Jean Mabillon formuló la hipótesis de que estos monjes se afeitaban toda la parte frontal hasta las orejas.
Si este moría lo bañaban con agua y jabón, si era hombre lo afeitaban y mujer, la peinaban; luego lo recostaban sobre el suelo para ganar indulgencias y pagarle a la Santa tierra sus tributos; además se le ponía un ladrillo como almohada.
En la Décima III trata de dos damas que siendo hermosas se afeitaban "De que sirve ensortijar/ las hermosas hebras de oro/ pues sin aquello os adoro/ ¿cuanto se puede esperar?/ de que sirve procurar en cubrir vuestra belleza/ y el don de Naturaleza/ señoras, si la hermosura/ gozada en su fuente pura/ es de más gusto y fineza." "Aquel natural color/ de las hierbas y la flor/ que adornan el campo hermoso/ que es más bello y deleitoso/ y se conserva mejor" y en Otras III canta una oda a los cabellos sueltos y no trenzados.
Otro de los avances era que al poder tener cada quién su jabón en casa, los hombres ya no acudían con los barberos y ellos mismos se afeitaban.
El usar en la serie indígenas mapuches rapados y pintados causó cierta polémica. Sin embargo existen obras históricas que mencionan que los mapuches se afeitaban el cabello y se pintaban al ir a la guerra.
El ganador se convertía en algo similar a una divinidad, le afeitaban y pintaban de rojo la cabeza y lo conducían a una cabaña sagrada en Rano Raraku, donde permanecía aislado durante un año.
Antes del siglo XX, todos los hombres se afeitaban con este tipo de navajas; hoy en día se siguen usando por hombres que así lo prefieren, así como en barberías tradicionales.
Los antiguos guerreros de este arte se untaban de aceite y se afeitaban, para poder deslizarse sin que les cogieran durante el combate.
Sin embargo, los sacerdotes estaban obligados a observar los estrictos estándares de pureza ritual en el espacio sagrado. Se afeitaban la cabeza y el cuerpo, se lavaban varias veces al día y solo vestían ropa limpia.
El traje tradicional cumano consistía en pantalones y un caftán, ceñidos con un cinturón. Los hombres se afeitaban la coronilla, mientras que el resto del pelo lo trenzaban.