afeitada


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para afeitada

afeitado

Sinónimos

Sinónimos para afeitada

afeitado

Ejemplos ?
y fue puesta en remojo en un tambor de 200 l. de ácido fórmico antes de ser afeitada una vez más para alcanzar un grosor de sólo 2 mm.
Toxicidad de dosis repetidas: conejos o ratas son forzadas a ingerir o inhalar ingredientes cosméticos, o se les aplica el ingrediente en su piel afeitada, cada día durante 28 o 90 días.
En el primero acto se puede ver a un Manuel García con bigotes y barba a medio crecer acompañado de su banda, la libélula del disco y chaqueta de militante, este acto tiene un perfil más romántico y culmina con la declamación de un poema del trovador titulado La Danza de los Manueles y con la posterior afeitada de Manuel, actuación histriónica de Chaplin y Hitler, mientras la banda toca Sonambulismo.
Comenzó con la remoción de la piel, la cual fue entonces curada con sal y drenada. Luego fue afeitada con una chuchilla a dos manos, vuelta a salar y colgada para su secado.
Entre las más conocidas está una escultura de un niño de la realeza sosteniendo una paloma con su mano derecha, con la cabeza afeitada, el torso desnudo y la parte inferior del cuerpo envuelta en una gran tela.
Centrocampista de juego rápido y espectacular, con buen toque y excelente pase, rápidamente se hizo famoso tanto por su aspecto (la cabeza siempre afeitada) como por su fútbol, y se convirtió en una de las grandes promesas del fútbol español.
Se adapta y soporta mejor que otros loros la creciente desforestación, logrando sobrevivir en parches boscosos rodeados de cultivos. Al parecer es menos dañino para la agricultura que su congenere el maracaná cara afeitada.
Tiene loco por un collar de diamantes, que no le quiere comprar, al marido, que es un jayanote yanqui con la cara afeitada y tipo de Cuákero.
Veintiséis o veintisiete primaveras podría contar nuestro protagonista, y era de tez morena, grandes ojos de lánguidas y adormecedoras pupilas, con facciones de correcto dibujo, curvas mejillas, donde azuleaba la barba cuidadosamente afeitada, como el bigote; sus labios eran frescos y encendidos; como de marfil su dentadura, algo grande y desigual; su cabello, abundante y sedoso, tan oscuro como sus bien arqueadas y pobladísimas cejas y como sus larguísimas pestañas, desbordaba por bajo el ala del airoso rondeño gris, y era vigorosa y cenceña su figura, que avaloraban ajustado marsellés, ceñidor y pañuelo de raso azul que lucía a guisa de corbata sobre la bordada y blanca pechera de la camisa.
Y no porque me ofendas en lo que haces, sino porque no sabes estimar el bien que la ventura te concede; y véese claro que le tienes en poco, en que no quieres moverte a defendelle por no ponerte a riesgo de descomponer la afeitada compostura de tu galán vestido.
El hombre llevaba el pelo corto y la barba afeitada, una túnica de color marrón y un manto grisáceo, cuyos extremos estaban recogidos para que no le molestara al andar; iba con paso rápido, casi precipitado, y pasó al lado de Octavien sin verle.
Veía hombres extenuados, encendida la piel por las lívidas señales de latigazos; sus espaldas, acribilladas de heridas, apenas eran protegidas por inmundos harapos; algunos sólo llevaban un delantal que les llegaba a los muslos, y todos iban vestidos de modo que se les veía el cuerpo al trasluz. Tenían letras grabadas en la frente, la mitad de la cabeza afeitada y un grillete en cada pie.