afligido


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con afligido: aflige
Ejemplos ?
Él, entonces, de ciega calina su mente, Teseo, sembrando, de su olvidado pecho despidió todos los mandados que previamente con constante pensamiento retenía, y las dulces señas no alzando para su afligido padre, 210 salvo, al Erecteo puerto se mostró, que le viera.
XI OBSESION El pañero estuvo varios días sin salir de su casa con el corazón afligido por aquella muerte trágica que él había causado por ofensas de tan poco peso y por un medio reprobable y condenable tanto en este mundo como en otro.
Consolaba un día a un afligido que acababa de perder su fortuna al volver de un dado, con sus alambicadas reflexiones, y decíale: -Convénzase usted de que no ha perdido su dinero, sino que es una ilusión de sus sentidos; convénzase usted de que nada se siente en esta vida sino que se cree sentir...
Vos, pues en la corte os dejo, con vuestro seso y valor divertidla de ese intento, encarecedle mi pena, mientras el remedio ordena mi afligido pensamiento.
que yo no encontraba otro advitrio para cortar los males que por tanto tiempo han afligido a nuestra desgraciada Tierra que el establecimiento de un Gobierno fuerte o más claro, Absoluto, que enseñase a nuestros compatriotas a obedecer.
Ninguno de estos varones que resplandecieron para ornato de los siglos, dejó de ser afligido con muertes de sus deudos, o su muerte causó aflicción de ánimo a los suyos.
El divo Augusto perdió a Octavia, su carísima hermana, y no le eximió la naturaleza de la necesidad de llorar, y la que le crió para el cielo no le privilegió en las lágrimas; antes estando afligido con todo género de muertes, perdió también el hijo de su hermana que estaba destinado para sucederle.
El pobre José se fue muy afligido a contárselo al caballito blanco, el que le dijo: -No te apures; monta sobre mí, y vamos a buscarlas.
Olvidé que había venido para realizar un oficio fúnebre y me imaginaba entrando como un joven esposo en la alcoba de la novia que oculta su rostro por pudor y no quiere dejarse ver. Afligido de dolor, loco de alegría, estremecido de temor y placer me incliné sobre ella y cogí el borde del velo; lo levanté lentamente, conteniendo la respiración para no despertarla.
Animadas por el afecto raizado, que genera, a quienes aquí han nacido, incluso a gentes de afuera sentimiento que motiva, otorgar ayuda plena. Van así rescatando, al afligido en su entereza, logrando reactivar la esperanza; perdida ante tanta impotencia.
No sé cómo te digo estas verdades, que se suelen fundar en la experiencia de muchos casos y en el discurso de muchos años, no llegando los míos a diez y siete; por do me doy a entender que el dolor de una misma manera ata y desata la lengua del afligido: unas veces exagerando su mal, para que se le crean, otras veces no diciéndole, porque no se le remedien.
a espantosa y larga anarquía que ha afligido a casi todos los estados hispano-americanos desde los primeros tiempos de su independencia, nos parece llega ahora a una crisis favorable, que no puede menos de conducir a su última solución.