aguerrido


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con aguerrido: aguero
  • adjetivo

Sinónimos para aguerrido

fogueado

Sinónimos

Ejemplos ?
—Ayante, hirió en medio del vientre al aguerrido Forcis, hijo de Fénope, que defendía el cadáver de Hipótoo; y el bronce rompió la cavidad de la coraza y desgarró las entrañas: el teucro, caído en el polvo, cogió el suelo con las manos.
El guerrero guitarrero Sigue, amiguito, este cuento que consigue estar contento. Era un guerrero aguerrido y como águila temido. Ganaba todas las guerras y arrebataba las tierras.
Deífobo apartó de sí el escudo, temiendo la lanza del aguerrido Meriones, y este héroe retrocedió al grupo de sus amigos, muy disgustado, así por la victoria perdida, como por la rotura del arma, y luego se encaminó a las tiendas y naves aqueas para tomar otra de las que en su bajel tenía.
Mientras tales pensamiento, revolvía en su mente y en su corazón, llegó el hijo del ilustre Néstor; y derramando ardientes lágrimas, dióle la triste noticia: —¡Ay de mí, hijo del aguerrido Peleo!
A la vez que se alistaban para luchar heroicamente con el aguerrido y numeroso ejército realista, acometían en la vida de guarnición con no menos arrojo y ardimiento a las descendientes de los golosos desterrados del Paraíso.
Sus jactanciosas palabras apesadumbraron a los argivos y conmovieron el corazón del aguerrido Ayante Telamonio, a cuyo lado cayó Protoenor.
El guerrero cayó con estrépito, y el divino Odiseo se jactó de su obra: —¡Oh Soco, hijo del aguerrido Hipaso, domador de caballos!
No os mando que rivalicéis con aquéllos con los caballos del aguerrido Tidida; a los cuales Atenea dio ligereza, concediéndole a él la gloria del triunfo.
Como llave para abrir la voluntad imperiosa de Elío a la conciliación traía y mostró oportunamente una comunicación de Don Diego de Souza al gobierno de Buenos Aires en la cual el aguerrido militar lusitano manifestábale que se engañaba si creía que sus fuerzas venían a auxiliar al gobierno de Montevideo precisamente...
Veamos como reúne sus argumentos para dar el gran masazo, ni más ni menos que el jefe aguerrido que reúne sus fuerzas para llevar el ataque decisivo: “Absoluta falta de fijeza (en el valor de la moneda); conciencia plena de que las emisiones no tienen limites, la idea absurda de resistir con tiras de papel a la necesidad inflexible de liquidar los malos negocios hechos durante la inflación; pretensión de salvar perdidas que es fatal que sufrirá la sociedad, sacada de quicio, para volver a la normalidad de la existencia, todo esto es lo que da razón fundada a la resistencia al papel que como se ve está lejos de ser una preocupación rancia y sin fundamento alguno razonable”.
Tres hijos dio a luz la esposa del aguerrido Belerofonte: Isandro, Hipóloco y Laodamia; y ésta, amada por el próvido Zeus, parió al deiforme Sarpedón, que lleva armadura de bronce.
No por ello se libró de la triste muerte, pues sucumbió en el río a manos del Eácida, del aguerrido Aquileo, el de los pies ligeros; y éste se apoderó del oro.