ahogarse


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con ahogarse: ahogamiento
  • all

Sinónimos para ahogarse

afogarse

Sinónimos

Ejemplos ?
Y de pronto, como al que va a ahogarse se le ocurre asirse a un clavo muy delgadillo, ocurriósele a don Zoilo que con «guano» se compran también dientes y pelo.
Meñique levantó la cabeza y vio los dos cubos, que eran como dos tanques, de diez pies de alto, y seis pies de un borde a otro. Más fácil le era a Meñique ahogarse en aquellos cubos que cargarlos.
Y Fortunato encontraba que no era nada el calor del sol, en el rodeo, comparado con el que se sentía en esa caja, llena de viajeros, de humo, de olores y de una tierra tan espesa que había que cerrar las ventanillas y ahogarse por falta de aire, para no ahogarse con ella.
INFINITIVITUD Sentir la sed crujir entre los labios y ahogarse distante de las aguas callar un sueño tras vestirlo a voces y una mano dormirse entre los puños; mirar el fuego devorar incendios y el ramaje aquietarse sin un llanto; gritar silencios en la euforia rota y detener la flor por no decir implora; nacerse viento al desnudar alturas y ver morir las cercanías del mapa; saber vencer las solideces muertas y combatir en la penumbra alcoba; desear la luz entre las sombras idas y ver el sol sin recorrer mañanas; caer en el ascenso a cuestas y caminar sin dar un paso al hombro; romper votivas a la oscuridad medrosa y ser la nada para construir el todo...
¿Será la lluvia de una noche náufraga que hundió los versos de alguna mirada bajo los besos donde suspendieron sus entregas de anclas... para vestirse con silencios fúnebres y ahogarse en lágrimas… ante la fractura de su aurora narda?
el mar. -Calcule usted. -¿Y cómo mil diablos se baña uno allí sin ahogarse? Bien que se bañará la gente a la orillita. Y digasté: aquello que revolotea allá lejos ¿son gorriones?
Así que aceptó el ofrecimiento y se comió la galleta tan bien como pudo, ¡y qué seca estaba! ¡No creía haber estado tan a punto de ahogarse en todos los días de su vida!
Soy yo. No se mueva, que arriesga ahogarse. Dulcemente, para no aterrorizarla más, sin una palabra de reproche que habría sido indigna de tan asombrosa arriesgada, el hombre desmontó al punto, alzóla como una pluma a los lomos de su caballo, envolvió con mimo en su manta los pobres lastimados pies, ya descalzos al rigor de la aspereza, y echó a andar, llevando al animal de la brida, por el fondo del valle.
Y luego ni las intrépidas nubes osaban atravesar el cielo para atajar un poco los rayos del gran astro indiferente. Así que los pobres guajolotes extendían sus alas a más no poder y abrían los picos desmesuradamente para no ahogarse.
Obtuvo un YO SOY, GENARO, dicho con tan deliciosa modulación, que más era música embelesadora. era una voz de cuyo eco las desconocidas notas, en vez de ahogarse en el aire, armonizaban la atmósfera.
Dice que el Virrey había enviado una declaración e inhibición a las personas interesadas cuando se trataba de obligar a los mineros de Zaruma que diesen puentes a los indios que iban a las minas, para que pudiesen pasar sin peligro de ahogarse, el río de los Jubones.
No sé cuál es el mejor, pero sí escribo: «Un público sale por la tarde a ver y ser visto; a seguir sus intrigas amorosas ya empezadas, o enredar otras nuevas; a hacer el importante junto a los coches; a darse pisotones y a ahogarse en polvo; otro público sale a distraerse, otro a pasearse, sin contar con otro no menos interesante que asiste a las novenas y cuarenta horas, y con otro, no menos ilustrado, atendidos los carteles, que concurre al teatro, a los novillos, al fantasmagórico Mantilla y al Circo olímpico».