alba


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para alba

amanecer

Sinónimos para alba

aurora

Sinónimos

Ejemplos ?
Y no cantar, si no cantan... Y no amar, si no aman... Carcajada de maizales. Alegría del alba roja. Sinfonía de máquinas. Era... EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO.
Sobre el teclado Glacial tu aturdida mano rueda, cual mariposa de seda sobre un frondaje gracial; y en la atmósfera nupcial de la alba noche aromática, grave, serena, hierática, tu noble belleza copio, como en vagos sueños de opio brillantes de pompa asiática...!
Así está dicho en la historia Quiché todo lo que ellos dijeron, lo que ellos hicieron, en el alba de la vida, en el alba de la historia.
Así estuvieron sentados aguardando en reposo, como meditando, un gran rato de siglos hasta que el cielo comenzó a ponerse de un color ladrillo tan intenso que parecía volverse llamaradas y en todas partes se esparció la luz de la aurora. Al fin la eterna luz blanquizca y grisácea del alba eterna alteraba su color.
La extensión anunciaba el alba y aplacar quise aquel tenebroso e incurable pesar que hirió el remordimiento con ráfagas furiosas.
Agua en vilo redoraba las aristas de las rocas. Noche de torsos yacentes y estrellas de nariz rota aguarda grietas del alba para derrumbarse toda.
Aquí recogeremos la declaración, la manifestación, la aclaración de lo que estaba escondido, de lo que fue iluminado por los Constructores, los Formadores, los Procreadores, los Engendradores; sus nombres: Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del Día, Gran Tapir del Alba, Dominadores, Poderosos del Cielo, Espíritus de los Lagos, Espíritus del Mar, Los de la Verde Jadeita, Los de la Verde Copa; así decíase.
Este saber que nada era lo cierto, sino un soporte de fugaz intento por alcanzar estrellas de alabastro y nada en pos de fingir la liviandad del alba… No fue sorpresa de las redes embusteras sino retornos de las lánguidas quimeras… 21 No sé que soledad era ese grito que enturbiaba la voz de mi conciencia y me anudaba en un eco irreversible a las sepias caricias de otros tiempos de anarquista soñoliento.
Muchos sabios y estudiosos: Rosenblat, Alatorre, Ávila o Moreno de Alba, entre muchos otros destacados lingüistas, han analizado con la sonrisa en los labios, las confusiones idiomáticas chuscas que se dan al recorrer América Panhispánica.
III Hermoso es contemplar el sol en el confín vertiendo sobre el mar sus olas de carmín; y es bello al descender bañado en tibia luz un rayo del crepúsculo al nacer. Encanto de los ojos es del alba el tornasol que esmalta de oro y grana los espacios como el sol...
Pintaremos antes de la Palabra de Dios, antes del Cristianismo: lo reproduciremos porque no se tiene la visión del Libro del Consejo, la visión del alba de la llegada de ultramar, de nuestra sombra, la visión del alba de la vida, como se dice.
Por las tardes, al llegar la noche, el volcán vomitaba su brasero de estrellas y quedaban prendidos en el cielo los astros para llover de nuevo cuando el alba viniera.