aleccionado


También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para aleccionado

instruido

Ejemplos ?
Así, además de aprender de su progenitor, Hugo Schmeisser fue aleccionado sobre la tecnología armamentística en la Theodor Bergmann Waffenfabrik de Suhl.
Así mismo, en marzo de 2012 el periódico El Mundo publica una noticia según la cual FGV habría aleccionado a los empleados que iban a declarar en la comisión de investigación del accidente, proporcionándoles una batería de posibles preguntas y unas directrices y versiones para responder.
Roca en 1880, aleccionado por la rebelión tejedorista, se definieron los roles del ejército de línea como fuerza regular y de la Guardia Nacional como institución auxiliar del mismo.
En ese momento, Faemino, como solución final, exclamaba "¡Qué va, qué va, qué va...!" y todo el público, previamente aleccionado, repetía a coro: "¡¡Yo leo a Kierkegaard!!" ante lo que el guarda, atónito, le franqueaba el paso diciendo: "¡Ah, bueno!
Reparte su tiempo entre Múnich y París, con una estancia de dos años (1882–84) en Roma, estudiando y copiando a los grandes maestros clásicos, aleccionado por el pintor Antonio Ciseri (1821-1891).
Urdaneta que tenía noticia en la Nueva España y en sus experiencia había sido aleccionado por el piloto Macías del Poyo, que fue el encargado de los intentos de Álvaro de Saavedra Cerón, en que el tornaviaje se lograría navegando más hacia el norte antes de dirigirse al este; así aprovecharía los vientos alisios que lo llevarían de vuelta a la costa oeste de América del Norte.
Estudió biología y geología en University College, Bristol, siendo aleccionado por Conwy Lloyd Morgan y por William Johnson Sollas.
Previamente, el general había sido aleccionado por elementos carlistas de que la reina abdicaría en el momento en que varias unidades se unieran a la sublevación.
Derrotado su bando, fue despojado de su repartimiento de Túcume, aunque siguió residiendo en Trujillo. Aleccionado por la mala experiencia, evitó comprometerse en las guerras civiles siguientes, arguyendo su mal estado de salud.
Ambos se ven forzados a revivir las memorias más dolorosas del otro: Haplo, como un niño de siete años, siendo testigo de los cadáveres asesinados de sus padres y siendo aleccionado para tener presente que todo es por culpa de los Sartan y Alfred, despertándose para descubrir que él es el único Sartan que queda vivo en Ariano y, hasta dónde él sabe, el único en todos los mundos.
El 31 de mayo de 2005 la corte suprema de Estados Unidos, a raíz de una apelación por parte de Arthur Andersen, absolvió a la compañía basándose en la vaguedad de las pruebas presentadas por la acusación, estimando además que el jurado del juicio condenatorio estuvo «aleccionado» por la fiscalía para culpabilizar a la auditora «por destruir papeles, incluso si no hubiera ánimo de obstruir a la Justicia».
El "maestro" cree que está dando descargas al "alumno" cuando en realidad todo es una simulación. El "alumno" ha sido previamente aleccionado por el investigador para que vaya simulando los efectos de las sucesivas descargas.