aleccionar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con aleccionar: escinde, fastuoso, improductivo, suntuosidad, voracidad, posteridad
  • all
  • verbo

Sinónimos para aleccionar

Sinónimos para aleccionar

enseñar

Ejemplos ?
Así, cada historia descansa en un trasfondo de crítica social, pero sin pretender al mismo tiempo dar soluciones. No intenta aleccionar ni tomar partido, «sino esperando que el lector quizá acabe tomando el suyo».
Las «traslaciones en vernácula lengua», tal y como las llamó, obedecen a una intención claramente humanística, la de aleccionar con la sabiduría de los clásicos a cortesanos y caballeros interesados por las letras aunque no muy doctos.
Balbo, cliente del dictator, aprovecharía la oportunidad para sacar provecho de esta situación organizando y dirigiendo diversos actos recreativos como los ludi teatrales, buscando entrener al público y sobre todo, pretendía aleccionar su doctrina política, la que le concernía difundir, favorable a sus ideales, así evita cualquier contratiempo en forma de oposiciones contra él.
Las, por otra parte, se encuentran en uno de los seis tipos principales, pero con la excepción de que son prohibidas y no se pueden aleccionar.
Por ello, al recibir noticias sobre el trato moderado que algunos comandantes de guarnición de provincia daban a ex dirigentes de la Unidad Popular, decidió aleccionar a estos mandos " blandos " enviando a un Oficial Delegado que lo representaría y actuaría en su nombre.
Tito Livio atribuye la leyenda a Tarquino, que corta con un bastón las adormideras más altas para aleccionar a Sexto Tarquino, rey de los Gabios.
Los acontecimientos se suceden de forma vertiginosa. En cuanto al fondo de las obras, no aspira a aleccionar, como pretendían los neoclásicos en sus obras, sino a conmover.
A partir de 1950 comienza a impartir clases en diversos conservatorios italianos, tales como en el de Cagliari, Venecia, o Milán, donde instruyó clases de piano, en el de Parma, donde enseñó armonía y contrapunto, o en el de Bolonia, donde se dedicó a aleccionar composición.
Según el brahmán Subba Row (1856-1890), Áryuna simboliza la mónada humana, el ser humano en su esencial realidad. Krisná sería la encarnación de la Divinidad, el Logos hecho carne para aleccionar al hombre.
En este nuevo tipo de películas se observa la guerra y sus consecuencias con mucha mayor crueldad que en sus predecesoras, quién sabe si con la intención de aleccionar al espectador sobre la necesidad de que los conflictos armados queden únicamente en el cine y los libros de historia.
Con ella introduce Caravaggio la temática de género que hasta entonces sólo se cultivaba por los flamencos: escenas de la vida cotidiana que pretenden aleccionar al observador.
Sospechas que aparecen desde el primer álbum (Tintín en el país de los Soviets), encargado por Norbert Wallez, reconocido fascista con el objetivo de aleccionar a los jóvenes belgas contra el comunismo y la Unión Soviética desde el suplemento juvenil del diario católico belga Le Vingtième Siècle.
Si la opción elegida es la de ayuda, tres naves Klingon atacarán y destruirán inevitablemente a la nave del simulador por lo que el sentido inicial de la prueba es aleccionar a lo cadetes de la posibilidad real de morir en acto de servicio.
Supuestamente, el castigo debía aleccionar a los soldados supervivientes y a las demás cohortes, pues la muerte podía llegar aleatoriamente, a manos de los propios compañeros, sin tener en cuenta rangos ni méritos anteriores.
Es muy probable también que sentimientos de vergüenza y culpabilidad sigan estos episodios. Mientras trascurren los familiares no pueden impedir la acción del enfermo, ya que éste no se deja frenar ni aleccionar.
Fue pionero ecologista, promovió la arborización de la ciudad, al punto que en sesión solemne del 29 de marzo de 1899 acordó estimular a los vecinos que hicieran alamedas; para tal efecto, se comisionó al alcalde segundo con el fin de aleccionar a estos vecinos en cuanto al tipo de árboles a sembrar y la distancia de separación entre ellos.
El periódico El Catolicismo, mientras tanto, se preguntaba: “¿En qué cabeza civilizada pudo nacer la idea de aleccionar a golpes de manopla y cachiporra?” y para el cardenal Crisanto Luque Sánchez, la Santamaría se convirtió ese día “en el escenario de un espectáculo harto más sangriento que las suertes de la tauromaquia”.
Tras aleccionar a la prostituta sobre lo que ha de decir a dicho amigo, y luego de vestirla con una réplica de un conocido vestido de María Antonieta, concierta un encuentro nocturno con el cardenal.
Aunque durante el juicio, el asesino también reconoció que su principal motivación consistía en "aleccionar a una sociedad opresiva".