alegrar

(redireccionado de alegré)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para alegrar

animar

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
Acerca de este hecho, Páez dejó escrito: «Confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver el rey Ciro, el gran Alejandro y Julio César».
Bastante me convidaba el solo, y la gana me avisaba, y me amenazaban las nubes: así me lo trague todo. Y no solamente me delecte, antes me alegré.
Y creo que me alegré de saberlo, que me alegré de que el terror del patíbulo me confirmase y fortificase en mis mejores impulsos.
Hace sólo tres días estuve sentado en el roto umbral de la puerta y me alegré de no poder ver la ruina en que se había convertido.
Y así jamás tierno beso en mi faz, oh padre, fue por tu amante labio impreso, ni en ser nunca me alegré de tus brazos dulce peso.
Afortunadamente salimos de Ancón el martes, puesto que ya estaba todo tranquilo en Lima y, debo decirlo, me alegré mucho de regresar.
8 Jehová guardará tu salida y tu entrada, Desde ahora y para siempre. Salmos 122 1 YO me alegré con los que me decían: A la casa de Jehová iremos.
Como estaba rodeada de gentes con las que no me parecía que podia estar muy a sus anchas casi me alegré cuando le oí decir que sólo podía continuar en Londres pocos días, a pesar de mi pena por perderla.
Poned por obra todo cuanto habéis aprendido y recibido y oído y vito en mí, y el Dios de la paz estará con vosotros. Me alegré mucho en el Señor de que ya, por fin, hayan florecido vuestros buenos sentimientos para conmigo.
Si la víspera de nuestra partida quiere usted acompañar a nuestro común amigo míster Thomas Traddles a nuestra residencia actual para cambiar los votos naturales en semejantes casos, hará el mayor honor a un hombre siempre fiel WILKINS MICAWBER.» Me alegré mucho de saber que mister Micawber había por fin sacudido su cilicio y encontrado de verdad algo.
A gatas medio alcanzaron a darse una despedida, porque en el cielo, sin vida, sus dos ojos se clavaron. Bajaron el cortinao, de lo que yo me alegré: ?Tome el frasco, prendalé.
Pero de eyaculación no vi nada, y supe algún tiempo después que necesitaba varias operaciones semejantes para hacerlo eyacular; y, como era un hombre que no acostumbraba ir dos veces al mismo lugar, no volví a verlo, de lo cual, en verdad, me alegré mucho.