alegría

(redireccionado de alegrías)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para alegría

Sinónimos para alegría

sésamo

Sinónimos

Ejemplos ?
Plutarco, en la Vida de Foción, sumo filósofo y general invencible, dice que, estando Atenas en la postrera ruina por las armas de Filipo, rey de Macedonia, llegó nueva que Filipo era muerto; y como los viles y abatidos consultasen que por la muerte de tan grande enemigo se hiciesen a los dioses sacrificios públicos, alegrías y juegos, Foción, ásperamente, lo estorbó, diciendo era señal de ánimo cobarde y confisión vergonzosa del temor rústico de la república hacer fiestas por la muerte de su enemigo, y reprehendió con unos versos de Homero a Demóstenes, porque habló mal de Alejandro su hijo de Filipo.
El país se achica progresivamente por la aceleración de los transportes y la facilidad de las comunicaciones y la consecuencia indefectible de ello es, sobre sus pobladores, uniformizarlos socialmente, reducirlos a un todo orgánico, a una unidad que, mírese por donde se mire, presenta siempre los mismos aspectos y es en todos lados igual, en angustias, en agitaciones y en alegrías.
Y cuando vosotros, que tenéis la dicha también de vivir entre las admirables mujeres españolas, os sintáis confortados por una madre, por una hija, por una hermana, por una esposa, al asomaros al espejo de sus almas y ver en ellas reflejadas las virtudes del Cielo, acordaos de que esos son reflejos también de estas dos almas privilegiadas que han iluminado el desierto de mi vida. Os dejo ya, hijos de mi predilección, compañeros de mis combates, copartícipes de mis alegrías y mis dolores.
Vivía como siempre, en la misma casa, sin disminuir sus gastos, haciendo a su compañera iguales regalos que a las amigas de otros tiempos, gozando una satisfacción casi paternal ante la. sorpresa infantil y las ingenuas alegrías de la pobre muchacha, aturdida por las fastuosidades de París.
Mas, no importa; vosotros, compañeros, que sabéis que yo pago la infamia, como pocos caballeros, mi juramento cumpliré: ¡Ni un trago!» Y al decir esto, en su pestaña rubia, brilló una gota clara, una gota, que luego fue una lluvia, que rodó largo tiempo por su cara! Y era verdad: en más de treinta días no habíamos logrado, en todas nuestras tristes alegrías, hacer beber al noble enamorado.
No produjo música sacra en razón de sus ideas, pero fue un romántico que supo cantar al amor y a la mujer, a la nostalgia, a las alegrías y penas de la vida, así como a la poesía y tristeza de los ratos perdidos.
Y aunque nadie advertía aquellos fenómenos de belleza, Juana Eskildsen y Antonio Gutiérrez resplandecieron en sus alegrías y en sus esperanzas; un nuevo ser había venido a aumentar la dichosa familia provinciana y sus ojos veían sonrientes el fruto de su amor.
Yo no quiero que el poeta sea un ser egoísta que canta sus penas y sus alegrías, olvidando las de la humanidad; yo quiero que el poeta acierte á reflejar, en sus estrofas, las as- piraciones de su época y del pueblo en que vive; que glorifi- que todo lo noble y grande y generoso; que nos exhiba en (1) Auroliuno Víliarán.
Es que tiene la cam de campo; la pa de papá y la na de nana. Y así surge una cadena de alegrías al ir encontrando los sentidos de la escritura en letreros, carteles, cómics, canciones.
Así, de 1963 a 1968, cuando por obvias razones evitaron que siguiera trabajando en primaria, disfruté de las alegrías de mis niños y niñas que aprendían a leer cantando, jugando, recortando, haciendo historias, títeres, teatrinos y mucho más para comunicar sus mundos.
Hoy el indio, aborigen de aquí, como tú y yo, y todos los mexicanos, principia a sonreír, porque tú, como otros niños y niñas, van a recuperar las alegrías de nuestros antepasados para fecundar lo futuro y perfeccionar el universo.
Pero en eso allá tú, porque a mí no me gusta meterme en camisa de once varas, y más sabe el loco en su casa que el cuerdo en la ajena; pero que te coste a ti que a veces penas se lloran que pudieron haber sío alegrías, y, en fin, perdona si en algo te ofendí sin querer y no me tomes tirria, que yo te quiero a ti bien y me sabrían a retama tus rencores.