aleluya

(redireccionado de aleluyas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para aleluya

¡eureka!

Sinónimos

Ejemplos ?
Entremos, pues, en el café de Francisquín y oigamos lo que se charlaba en una mesa donde saboreaban jícaras del sabroso chocolate de Yungas, con canela y vainilla, un reverendo de la orden de predicadores, un depositario de la fe pública, un estudiante de prima de leyes, que así cursaba leyes como aleluyas, y un empleado del real estanco de salitres, digo, de tabacos.
Oye; verás esta viuda, que por defuera tiene un cuerpo de responsos, cómo por de dentro tiene una ánima de aleluyas; las tocas negras y los pensamientos verdes.
Si se levanta mi torrente erecto, recibe de él toda su fuerza intacta y si me vierte sus labios de plectro, canto aleluyas con mi espasmo sacro.
-decía con aire de matón un jefe de club que en todo bochinche se colocaba en sitio donde no llegasen piedras-. Pero por las aleluyas lo veremos hasta quemado.
La campana hizo un himno de aleluyas; los cinco chícharos lanzaron porras; los hermanitos que montaban grullas precipitaron al aire sus gorras.
“Los judas se quemaban o destripaban o fusilaban antes en los sábados santos, después de oído el alborozo de las campanas que a vuelo pregonaban aleluyas”.
No como varón de dolores, sino como glorioso y triunfante rey estará sobre el monte de las Olivas mientras que los aleluyas hebreos se mezclen con los hosannas gentiles, y las voces de la grande hueste de los redimidos hagan resonar esta aclamación: Coronadle Señor de todos.-DTG 769-770 (1898).
Sus amigos, los miembros de la Generación del 27, especialmente Rafael Alberti, admiraban su enorme vitalidad y generosidad. Fundó y dirigió la revista Papel de Aleluyas, impresa en Huelva y Sevilla entre 1927 y 1928.
La Virgen enlutada (cubierto el rostro con mantilla negra) hasta que en la Plaza de Don Lope, el Santísimo bajo palio da la alegría de la noticia de su resurrección a la Virgen de la Cerca, cambiando el luto por las aleluyas (canto del Regina Coeli), que en ese momento son entonadas por el coro de voces del pueblo.
Es de señalar en este día de Resurrección el montaje en medio de la plaza de la llamada “carxofa”, de cuya existencia tenemos noticia desde la mitad del siglo pasado y en cuyo interior, en el momento del Encuentro, se desprenden numeroso papelitos que, de diferentes colores, contienen las llamadas aleluyas, composiciones en forma de poesía que en tono satírico denuncian hechos o personajes de la población o loan las excelencias juveniles de la reina y de sus camareras.
Para teóricos como Oscar Masotta, el verdadero parecido entre la historieta moderna y sus parientes de antaño no comenzaría hasta finales del siglo XIV con la utilización del grabado en madera o xilografía para producir las famosas Biblia pauperum. Gutenberg introdujo la imprenta en 1446, y ya desde el siglo XVI, comienzan a difundirse las aleluyas.
Doctor en medicina, dirigió revistas literarias como Renacimiento y Centauro de Huelva, y colaboró asiduamente en las vanguardistas Los Quijotes, Tableros, Grecia, Cervantes, Ultra, Horizonte, Alfar y Papel de Aleluyas.