aliento


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con aliento: mal aliento
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para aliento

respiración

Sinónimos

soplo

Sinónimos

Sinónimos para aliento

Ejemplos ?
Les hubiera escupido en el rostro la indignación que tenía almacenada en su interior. (¡Malditos! ¡Desdichados...!) Para él no había ninguna mirada de aliento. Siempre lo veían con lástima.
Cobro aliento al ver las nuevas alianzas que he visto formarse en Durban: el papel que pueden desempeñar los parlamentarios ha sido puesto de manifiesto por la Unión Interparlamentaria; las comisiones nacionales pro derechos humanos han manifestado con fuerza su firme propósito de desempeñar la función que les corresponde; los órganos creados en virtud de tratados y los mecanismos especiales de la Comisión de Derechos Humanos han desempeñado un papel activo; se ha puesto de relieve la misión esencial que deben desempeñar los medios de comunicación social y el sector privado en la lucha contra el racismo.
Con otro impulso más, que no supe de dónde lo saqué, logré trepar hasta la roca salvadora y pude encontrarme sano y seguro, recargado como lagartija asustada sobre la enorme piedra con mi aliento agitadísimo.
Gran sombra en derredor el cielo envuelve que de las flechas de los dos procede; polvo, sudor y aliento se resuelve en niebla oscura que en los aires hiede.
Cuando el anciano los vio, se saludaron con mucha reverencia y uno de los abuelitos sabios de TENOCHTITLAN le dijo con dulces y claras palabras: -Venerable HUEHUETZIN, abuelito nuestro, de seño maduro y sabio, aquí hemos llegado tus siervos al lugar donde es obedecida tu palabra y reverenciado el aliento de tu boca, porque nos envía MOCTECUHZOMA ILHUICAMINA y su consejero TLACAELEL, gran CIHUACOATL organizador de la grandeza TENOCHCA.
Al oír aquello mis piernas reiniciaron su temblorina a la que me estaba acostumbrando y el corazón me latió cada vez más recio. Ya no tenía aliento, como un inválido caí en mi jaula de cristal.
Torbellinos me llevan al encuentro de ríos desesperados, cenestesia incógnita de espectros… y aunque solo en la corriente, no me ahogo… Me dejo fluir como durmiendo… mecedora sin aliento.
Huyendo del sonido Eres sonido mismo, Espectro de armonía, Humo de grito y canto. Vienes para decirnos En las noches oscuras La palabra infinita Sin aliento y sin labios.
Se movían morbosa y espasmódicamente, agitando sus desnudas ramas, en convulsivas y epilépticas sacudidas, hacia las nubes bañadas por la luz de la luna; arañando con impotencia el aire inmóvil, como empujados por una misteriosa fuerza subterránea que ascendiera desde debajo de las negras raíces. Por espacio de unos segundos todos los hombres reunidos en la granja de Gardner contuvieron el aliento.
Al verde Ida agitado acude, presuroso el pie, el coro: 30 furibunda a la vez, anhelante, errante avanza, de aliento carente, acompañada de su tímpano, Atis, por los opacos bosques conductora, igual que una novilla que evita el peso, indómita, del yugo; rápidas, a su conductora de apresurado pie siguen las galas.
Ahora que ya miras por ti misma, date cuenta de una realidad: La tierra es un lugar de mucho trabajo, hasta rendir el aliento, donde es muy bien conocida la angustia, la preocupación, el cansancio y el abatimiento.
Nada se vislumbra en los espacios de aquella habitación; solamente se escucha una voz estremecida que se quiebra al compás de sus acongojadas vibraciones. Un aliento asfixiante, la ahoga...