amedrentar


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para amedrentar

Sinónimos para amedrentar

amedrar

Ejemplos ?
En la Plaza Mayor (hoy Plaza Miranda), leyeron las Capitulaciones de Zipaquirá, izaron una bandera carmesí y blanca para que los que quisieran ser comuneros pasaran por debajo de ella; Joaquín Medina, colombiano, colgó una soga a manera de horca, con la finalidad de amedrentar a quienes se opusieran.
2 reza: Tras sofocar la rebelión, el gobierno de Hernández Martínez inició un proceso de represión hacia los opositores, y se utilizó el padrón electoral para amedrentar o ajusticiar a quienes habían declarado ser oponentes al gobierno.
Las aleyas (versículos) que son mencionadas en la película Fitna, por orden de aparición, son las cinco siguientes, correspondientes a tres suras (capítulos) diferentes: Sura 8, aleya 60: «¡Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Dios y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Dios conoce!
Ya en el primer año de su mandato, envió tropas para combatir a los bárbaros de Huái y Fei. Y continuaría con esta política el año siguiente enviando tropas para amedrentar a los bárbaros Feng y Huang.
Para amedrentar a los más fuertes, que podrían ir más allá de los otros e impedírselo, dicen que es feo e injusto aventajar en algo a los demás, y que trabajar por hacerse más poderoso es hacerse culpables de injusticia, porque siendo los más débiles se consideran demasiado felices de que todos sean iguales, ya que ellos son los peores.
Sí, española; que entonces nuestra España no era menguada y voluntaria presa de la ambición y la doblez francesa; y a la extranjera posesión extraña para lavar con sangre una mancilla podía en solo un sol con justa saña Tercios y buques aprontar Castilla, y su fiero León pronto a la guerra con un rugido amedrentar la tierra.
Oír, pues, no os enoje que ahora diga cómo sus armas en el campo moro presenta ante Agramante la infiel liga, que, para amedrentar al Lirio de Oro, en una nueva y singular parada quiere contar la gente allí llegada.
Siempre girando en la extensión vacía, siempre herido del vértigo y sin nimbo, unas veces se alzaba, otras caía, cual si quisiera amedrentar al mundo!
¡Acércate! ¿Por qué quieres amedrentar de este modo a los argivos? No somos inexpertos en la guerra, sino que los aqueos sucumben bajo el cruel azote de Zeus.
Hacían viandas de su carne, bebidas de su sangre, de los huesos flautas para animar los festines, con los dientes amuletos para los combates, con los cráneos vasos para las libaciones, con los cabellos cascos y hondas, y con la piel tambores para amedrentar a los enemigos.
–El soldado de línea puede hacer uso de la culata de su fusil en los mismos casos. –Hasta puede disparar al aire para amedrentar y obtener el fin social que le incumbe, sin inútil derramamiento de sangre.
Lanzaba del hondo pecho bramido tan gutural, tan feroz, que aun a las fieras alcanzara a amedrentar; y dijeran, escuchando, el ruido que, haciendo está, que luchaba alguna de ellas con otra en la obscuridad.