anécdota


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con anécdota: anecdota
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para anécdota

historieta

Sinónimos para anécdota

Ejemplos ?
Siempre me acuerdo de una anécdota que un productor me dijo: “mirá, los derechos de exportación nos ponen de mal humor, pero de mucho peor humor nos pone la sequía”.
Una anécdota: cuando entregamos todo ese material se hizo un acto en la Casa de Gobierno, entregábamos otras cosas a otros hospitales, y fueron mucha gente, que es científica que son importantes médicos, uno de ellos me lo encontré en el Otamendi, un cirujano, que dicen que es uno de los mejores del país, para no ofender a nadie y que incluso opera en el exterior.
Permítanme contarles esta anécdota para reflejar que no hay odio, en absoluto, al contrario, hay inmensas ganas de vivir y seguir adelante.
La anécdota de César llorando ante la estatua de Alejandro, porque a la edad del griego él no había conquistado el mundo, le llegaba al alma al Sr.
Había entrado muy joven en la carrera militar, y había participado en muchas maniobras, todas en otoño y en tiempo de paz. De aquellos tiempos recordaba una anécdota, la única que sabía contar.
Y decirles y para finalizar contarles una anécdota: el doctor Saco y otros profesionales que había ahí, son todos muy serios, muy circunspectos, estaban azorados...Ya venían azorados días antes por las cosas que leían que pasaban en la clínica que no pasaban evidentemente.
Mi caso es un detalle en el gran propósito hegemónico; es, simplemente, una anécdota en los años ochentas: la eliminación aséptica de una incomodidad; el pago de cuentecillas por saldar.
Por ejemplo, una máquina que se llama la Simultan cuarta… una anécdota para ver cómo pasan muchas veces las cosa y por qué hay tantos intereses cruzados y tantas cosas.
Y me atrevo a apoyar esta afirmación en una anécdota: estando en Roma, 1984, casualmente me encontré con un destacado psicólogo mexicano, rigurosamente freudiano, quien, a boca de jarro, me disparó esta singular pregunta: "¿Qué me dice usted de la conversión de amor en odio?" Yo le contesté, sorprendido, con las balbuceantes banalidades de que fui capaz.
La señora no salió, pues sufría de fuerte jaqueca. El general le repitió su única anécdota, lo que había dicho al príncipe y la respuesta de éste: «Es usted incomparable».
De vuelta, uno de ellos contó la anécdota de un duende al que había visto saltar a la puerta de una pequeña cabaña cantando: "Hoy tomo vino, y mañana cerveza, después al niño sin falta traerán.
Lo verdaderamente útil de la fábula como crisol experimental no es la anécdota del acierto en la anticipación técnica, sino el retrato, tanto puntual y directo como en negativo, capaz de trasmutar los colores de un mundo posible, ya sea futuro o actual.