apetitoso

(redireccionado de apetitosos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para apetitoso

Sinónimos para apetitoso

Ejemplos ?
Los menos arriesgados pueden consumirla "al plato" con cuchillo y tenedor. Los cortes más apetitosos para el asado son la costilla o asado de tira, o el vacío.
Había en ella muchos objetos que no podían estar fabricados por el anciano, y este me dijo que, en efecto, eran restos de un naufragio, el del buque en que iba él, que pudo recuperar milagrosamente sacándolos más tarde del mar. La mesa estaba puesta, sobre ella se veían apetitosos manjares y extrañas bebidas.
El seno opulento batía con rabia dentro de la jaula de hierro del corsé; las piernas nerviosas hacían crujir la zaraza de la polera acartonada con el baño de almidón: el rostro, que tenía el color y la aspereza de los duraznos pintones, resultaba un tanto pálido, emergiendo del fuego de una golilla de seda roja; los renegridos cabellos, espesos como almácigo, rudos, indómitos, hacían esfuerzos de potro por libertarse de las horquillas, y las peinetas que los oprimían; las pupilas tenían el oscuro, misterioso y hondo, del agua dormida en la lejana entraña del pozo; y los labios, color de ladrillo viejo, apetitosos como "picana" de vaquillona...
Pero he aquí que de pronto vio a un veloz correcaminos; esos pajarracos burlones, pero muy apetitosos para los zorros, que se atravesaba cual sin preocupaciones por aquel sendero.
Entraban en las casas; lle-gaban hasta unos pequeños altares que, cubier-tos con servilletas blancas, maravillosamente bordadas en la orillas, les habían ofrendado sus parientes; había veladoras de fulgurantes luces, pequeñas calaveras de dulce, adornadas de mil colores; grandes y apetitosos panes; frutas jugo-sas y frescas y vasos pequeños con agua pura, cristalina, además de suculentos manjares.
Después de almorzar suculentamente chicharrones, tamales y pastelillos, sanguito de ñajú y otros apetitosos guisos de la cocina criolla, se despidió el comensal y entraron los indignados canónigos con la queja, y con sus aspavientos y recriminaciones le pusieron al bonachón arzobispo la cabeza como una olla de grillos.
Enseguida cogió el tornero la mesa y dijo a su hermano el ebanista: -Ahora te toca a ti. Apenas hubo dicho éste: -Mesa sírvenos: quedó servida y cubierta de los platos más apetitosos.
El demonio de la lujuria mordió los sentidos del licenciado, y a trueque de los apetitosos favores de la muchacha, convino en sacrificar sus deberes de juez y su conciencia de hombre.
Con la primera campanada de las nueve, dos legos traían en sendas salvillas de plata colmados cangilones de chocolate y los tan afamados como apetitosos bizcochuelos de Huamanga.
El gusano de seda ha empezado su capullo. Como los prados están tan apetitosos para los ganados, la carne de este mes es la mejor del año.
En esos días se desarrollan actos lúdicos (corta de troncos horizontal y vertical, desrame y pela de pinos, tala de árboles, arrastre de troncos con caballos, ..); concursos, como el de coplas; exposiciones y las jornadas gastronómicas en restaurantes de la localidad con variados y apetitosos menús relacionados con la gabarrería.
Los bubliks suelen comerse solos, pero no es infrecuentes mojarlos en una bebida, costumbre que procede del consumo de sushki y baranki, bollos que tienen un sabor muy parecido, siendo bastante secos y duros y poco apetitosos si no se humedecen.
En invierno, un periodo en que domina el frío y la humedad, sería preferible consumir carnes con salsa, cocinadas con especias calientes; en primavera, cuando domina el calor y la humedad, se aconsejaba pasar poco a poco de los pucheros a los asados y empezar a comer más legumbres verdes; en verano, cuando domina el calor, sería el momento de consumir carnes y pescados a la plancha, más ligeros, y preferir alimentos fríos y húmedos como el melón, la ciruela o la cereza; en otoño, un periodo en que empieza el frío, haría falta comer alimentos apetitosos y ligeramente ácidos para expulsar la melancolía, así como reducir el consumo de vino y frutas.
La historia retrata la fabula cómica que ocurre en Cheesebridge, un pueblo adinerado en la época victoriana donde reina la codicia entre sus habitantes. Obsesionados por la clase social, la riqueza, su principal preocupación son sus apetitosos y exquisitos quesos.
Esta parte de la comida era llamada gustatio o promulsis. Generalmente consistía de platillos ligeros y apetitosos. La bebida usual era el mulsum, una mezcla de vino y miel.
Los estilistas disponían los alimentos de manera que al observarlos desde arriba se los viera apetitosos y atractivos, con los elementos dispuestos en una placa plana y claramente separadas unos de otros.