apreciar

(redireccionado de aprecia)
También se encuentra en: Diccionario.
Ejemplos ?
Valparaíso se llama, Puerto de mil amores; con ascensores flotantes, que realzan sus resplandores. Tierra que llama y cautiva, que envuelve y regocija pues desde sus cerros de aprecia un sin fin de maravillas.
Digo categóricamente que los objetivos del partido son luchar por la vuelta a la democracia, por la defensa de los derechos humanos, etc., pero eso no se aprecia cuando hay un prejuicio y una posición a priori para juzgarme.
¡Cruel! En nada aprecia la amistad de sus compañeros, con la cual le honrábamos en el campamento más que a otro alguno. ¡Despiadado!
Diose orden de poner en libertad a los cortesanos, pero cuando se le presentaron les dijo el hijo del príncipe: -Me he convencido de que al hombre sólo se le conoce y se le aprecia por sus buenas obras.
Los mexicanos recibimos con mucho gusto al presidente Clinton porque es un buen amigo de México: un amigo que respeta a México como nación soberana; un amigo que aprecia la grandeza de nuestro pasado histórico y el potencial de nuestro desarrollo futuro.
(Esta Comisión aprecia que, en realidad, no se trataba de alternativas, sino de la implementación de un curso de acción basado en la posibilidad de una nueva ronda de negociaciones.) (Anexo II/21) 72.
Una elegante pila española y árboles ornamentales, forman el lindero del Parque Central de la ciudad de Zaruma. Al fondo se aprecia en la gráfica el edificio del Palacio Municipal.
Coro Suena ya la trompeta guerrera y responde tronando el cañón; ya la patria arboló su divisa, que nos muestra el camino de honor. :: 2 ¿Qué Patriota de nobles ideas apetece la torpe inacción? ¿quién aprecia el reposo entre grillos? Ciudadano, morir es mejor.
Es por ello que, al cumplir el Frente Juvenil dos años de vida, siento el deber de expresar que, respetando el carácter plenamente autónomo e independiente de este movimiento, el Gobierno que preside aprecia debidamente los importantes avances que aquel ha ido logrando en su misión de unir a la juventud chilena en cursos humanos, geográficos y económicos; con el 11 de septiembre y con la nueva institucionalidad que a partir de esa fecha está surgiendo.
De aquí resulta que aunque no se pueda decir que el teatro español (que así se llama la reunión de piezas que pertenecen a una nación) esté perdido y que no hay un español de buen gusto, porque se eche El mágico de Astracán, sí se puede decir, por lo menos, sin miedo de errar, que el público que va al Mágico con gusto no es el mismo que el que aplaude al Pelayo; y por consiguiente, que si todo el público en general tuviera el gusto tan delicado como aquella parte que conoce y aprecia las bellezas del Pelayo, no se echaría el Mágico, porque nadie iría, o iría para silbar; de donde se infiere que el público en general, el mayor número, todo no está de acuerdo en tener el gusto delicado.
Ni piensa en su porvenir, ni en las relaciones piensa, que pueden, fama lográndole, honor lograrle y hacienda. En poco estima la gloria, y en menos su vida aprecia, y abandonado a sí mismo no ve lo que la rodea.
-El aprecio de los demás: al vencer dudas y retos cognitivos que parecían imposibles de enfrentar, se robustece la valoración social que aprecia el esfuerzo del individuo y causa satisfacción alentadora.