apreciar

(redireccionado de apreciara)
También se encuentra en: Diccionario.
Ejemplos ?
Llegó a ser mariscal de campo y jefe de estado mayor del ejército napoleónico de Italia. Después de la Batalla de Waterloo se exilió en busca de un ejército donde se apreciara su experiencia militar.
Mientras que los programas de morphing en el resto de plataformas estaban escritos en ensamblador o C, cuando el Risc PC se muestra en el SIMO, corre un programa de este tipo que podía interrumpirse a voluntad para listar el código, sin que se apreciara retraso alguno.
Bernardo en un día de rodaje de su película, llamo a James, para que viera su trabajo de vestuario, a través de la cámara, y apreciara su esfuerzo, y le dijo que quería que asistiera de vez en cuando y observara.
-Lo siento mucho, míster Traddles. Le hubiese usted admirado tanto como le admiramos todos; sus pequeños defectos habrían servido para que le apreciara más.
En 1990 afirmó que 1998 representaría el "punto medio de la producción." Estas primeras evaluaciones fueron, sin embargo, según el propio Campbell, "basada en datos de dominio público, previos a que se apreciara que la información dada por la industria y los gobiernos era errónea." Desde entonces, Campbell ha estado prediciendo que el pico de producción de petróleo causará una depresión económica mundial catastrófica.
Los autores de esas publicaciones lamentaron que el público no apreciara la película, la cual era "una obra divertidísima, llena de sorpresas, estimulante y, además, de una incontenible y excepcional belleza".
Los restauradores también dejaron algunas pequeñas secciones sin limpiar (alrededor de El Juicio Final) para que se apreciara el contraste entre el estado de las pinturas antes y después de la restauración.
En contraste, en periodos anteriores, como la época de Shakespeare, era habitual que se apreciara más la similitud con una obra clásica; y el propio Shakespeare procuraba evitar unnecessary invention ("la invención innecesaria").
Con este libro y con la aparición entre 1886 y 1887 de segundas ediciones de sus trabajos tempranos (El nacimiento de la tragedia, Humano, demasiado humano, y La gaya ciencia), vio completado su trabajo y se esperanzó con que una oleada de lectores apreciara sus escritos.
Se recuperó parte del macizamiento interior que se había perdido, y se pavimentó de forma que se apreciara la alineación del muro interior.
Luego de su muerte, toda su obra fue heredada por su viuda Berta Solano, quien posteriormente la donó al Museo de Arte Costarricense, cumpliendo su último deseo de no comercializar su obra y a la vez que ésta estuviese disponible para que el pueblo la apreciara.
De vuelta a casa, mientras ve un documental sobre una desaparecida cantante de los años 40 y 50 a la cual se la cree muerta, descubre que hablan de una joven Pearl Burton, cantante de jingles para cuñas de radio y que desapareció de la vida pública después de que en su debut en Carnegie Hall nadie apreciara su talento.