apuesto


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para apuesto

Sinónimos para apuesto

agraciado

Ejemplos ?
Apuesto, lector limeño, a que entre los tuyos has conocido algún viejo de esos que alcanzaron el año del cometa (1807), que fue cuando por primera vez se vio en Lima perros con hidrofobia, y a que lo oíste hablar con delicia de la Perla sin compañera.
Luisa no hacia mucho caso de sus galanes y continuaba con paso firme a cumplir sus obligaciones devotas. Pero un día conoció a Don Nuño de Montesclaros y quedó enamorada de ese apuesto y gentil caballero.
FEDERICO: ¡Pues no va a ser mala droga! Aunque estés toda la tarde, y hasta la tarde del juicio, apuesto que no lo haces. VIEJO: ¿Sois también pintor?
Çerca de la su camara do solia albergar, Tenia un apartado, un apuesto logar: Era su oratorio, en que solia orar, De la Gloriosa era vocaçion el altar.
Eche por esa boca. -Apuesto mi titulo de conde contra todo lo que llevo perdido en la tarde. -Topo -contestó el minero- y enganche, pariente.
Y tan joven, tan apuesto, tan bello y con fama tal, dueño de tan buen caudal y a cualquier lance dispuesto, era en todos los partidos, entre rondas y querellas, el cucú de las doncellas el coco de los maridos.
Adjunto a la persona del príncipe, actuaba como aire de campo un joven y apuesto oficial cuyo nombre era Petróvich; por pretencioso que pueda considerarse, este joven oficial aspiraba al amor de la bella hija del gobernador.
Poseída por un temperamento como el suyo, la jovencita no pudo resistirse, aunque tampoco lo intentó, a su apuesto galán, y por ende no sólo fue en sus habitaciones, sino en su propia cama y en sus brazos donde satisfizo sus fervientes instintos y los del ardiente amante.
CELESTINA No se va esto mal trazando: a esta moza acomodé en casa desta señora con título de sobrina, porque es bonita y ladina; y un galán, que a su ama adora, me la hizo echar por espía en su casa, y como ha sido también de las que han creído mi fingida hechicería, yo apuesto que su ama ahora venirme a ver determina por mágica o adivina.
«¿Pero es que cuenta con comer los demás días?», pensó Eustaquio... – Pero no me habíais dicho, señorita Goubard, que vuestro sobrino fuese tan... – ¿Tan apuesto? ¡Oh sí!, ¡cómo ha crecido!
Tornemos ennas flores que componen el prado, Que lo façen fermoso,apuesto e temprado, Las flores son los nomnes que li da el dictado A la Virgo Maria Madre del buen criado.
Se había hecho el silencio hacía un buen rato cuando se vio turbado por unos graves pasos que subían la escalera. Los peldaños de madera crujieron estrepitosamente. – ¡Ese necio! Apuesto a que se cae por la escalera. Volvió la calma.