arco


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para arco

Sinónimos para arco

Ejemplos ?
bra: Subiendo hacia San Félix, donde el río enseña dos dientes, donde el río enseña, bien cerrados, los dos puños de Piar exprimiendo la Hazaña, subiendo hacia San Félix vimos el arco iris que hacía el arco indio sobre su cuerda de aguas, Y entonces recordé, amigos, aquella lección de Historia que leímos en la infancia, la primera lección de Historia, en que nuestra leyenda nos inaugura el alma: Recordad la primera lección: nos dice que Colón nos descubrió en su tercer viaje y habla de las corrientes aquellas que detuvieron a Colón.
Y al enfilar hacia el Océano libre, una sombra se levanta; abiertas las piernas sobre el Delta, aferrado al suelo que sus tesoros guarda, el Orinoco de sus muslos mojados, que tiene oro en los pies y el Sol en las espaldas y la cabeza entre los cielos, en una mano tiene un arco y con veinte flechas dispara, y luchan las tres naves por avanzar y en vano porque en el Delta le rechaza el viejo indio autónomo que nació en la Parima y creció en la Guayana, y tiende el arco indígena, si, tiende el arco iris y lanza veinte flechas si vuelan veinte garzas...
No hay piedra, almena, viga, arco o ballesta o cosa que sobre él golpee o caiga, que de la puerta en la que el puño asesta, la frente, el pie o la espada, lo distraiga.
No había mal que por bien no viniera, agradecí a esos peces carnívoros cuando recuperé el conocimiento. Entonces vi saltar dentro del agua a un montón de pirañas formando un arco de oro, como contestando a mi gratitud.
Parecíate cosa indigna que porque resistió una injusta ley le hubiesen despojado de la garnacha en el tribunal, y que arrastrado por las manos de la parcialidad sediciosa, hubiese sido llevado desde el lugar donde oraba hasta el arco Fabiano, sufriendo malas razones, y ser escupido, con otras mil contumelias de aquella loca y desenfrenada muchedumbre.
ya la enseña sagrada, la enseña del Arco-iris tremula victoriosa de uno al otro confín desde el Maule apacible hasta la opulenta Shiria enardecen las notas del triunfante clarín.
Anduve durante mucho, mucho tiempo. Luego volví. ¿Qué hora sería cuando volví a pasar bajo el Arco del Triunfo? No lo sé. La ciudad dormía y nubes, grandes nubes negras, se esparcían lentamente en el cielo.
Cuando los poderosos levantados por su imperio, y los que están validos por el consentimiento de los que se les humillan intentaren dañar al sabio, quedarán sus acometimientos tan sin fuerza como aquellas cosas que con arco o ballesta se tiran en alto, que aunque tal vez se pierden de vista, vuelven abajo sin tocar en el cielo.
Bajo el dominio del Amor y de la pasión descubrió Apolo el arte de disparar el arco, la medicina y la adivinación, de manera que puede decirse que es el discípulo del Amor, como lo son las Musas en la música, Vulcano en el arte de forjar los metales, Minerva en el de tejer y Júpiter en el de gobernar a los dioses y los hombres.
Y es fama que cuando ardía, cuando iban a alzarse sus cenizas, vinieron a contemplarlo todas las aves preciosas, las de bello plumaje que conocen el cielo: La roja guacamaya, el azulejo, el tordo fino, el resplandeciente pájaro blanco, los loros verdes relámpagos y los de arco iris.
Recobra tu gran ciudad de TEZCOCO y tu señorío ACOLHUA que tan injustamente TEZOZOMOC nos arrebata y venga la muerte de tu afligido padre. Prométeme que te has de ejercitar en el uso de las armas, del arco y de las flechas para que lleves a cabo tu justo desquite.
Era una escena de una visión de Fusell, y sobre todo el resto reinaba aquella borrachera de luminoso amorfismo, aquel extraño arco iris de misterioso veneno del pozo..., hirviendo, saltando, centelleando y burbujeando malignamente en su cósmico e irreconocible cromatismo.