arrodillarse


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • pronominal

Sinónimos para arrodillarse

hincarse

Sinónimos

  • hincarse
  • postrarse
  • ponerse de rodillas
  • ponerse de hinojos
  • doblar la rodilla
  • caer de rodillas

Sinónimos para arrodillarse

ponerse de hinojos

Sinónimos

  • ponerse de hinojos
  • ponerse de rodillas
  • postrarse
Ejemplos ?
—Y saber que la vida es linda me alegra, parece que todo se llena de flores... dan ganas de arrodillarse y darle las gracias a Dios, por habernos hecho nacer.
Como tú, bien quisieran entrar ellos y estarse Mirando esa blancura, esas pulcras mejillas, Esas finas ojeras, esas líneas sencillas. Tú los verías, viento, llorar y arrodillarse.
A veces se sentaba con esos que guardaban su angustia día y noche; con quienes lo guardaban al llorar y al arrodillarse para el rezo.
En la ribera del mar no hay palma que se le iguale, ni emperador coronado, ni lucero caminante. Cuando la cabeza inclina sobre su pecho de jaspe, la noche busca llanuras porque quiere arrodillarse.
-Sí; el Papa en persona -no como hoy su estatua, sino él mismo, en carne y hueso, porque todavía Roma le pertenece- es quien, en presencia de una multitud que palpita de entusiasmo, va a arrodillarse allí, delante la cuna donde, sobre mullida paja, descansa y sonríe el Niño.
Al ruido de su caída abríose violentamente una puerta oculta por elegante colgadura de encajes, y apareció en el umbral una mujer de extraordinaria belleza, que representaba veintidós años a lo sumo, la cual al ver a la anciana en un lago de sangre, lanzó un grito de espanto y corrió a arrodillarse junto a ella.
Y el católico, sintiendo en el alma efusión celeste, en las pupilas lágrimas de fe, se dispuso a arrodillarse en aquella sepultura y a rezar por la muerta...
Pero los discípulos que estaban con el rey pudieron más; y el rey les mandó hacer pagodas de muchas torres, donde ponían a Buda de dios en el altar, y los discípulos se mandaron hacer túnicas de seda y mantos con mucho oro y bonetes de picos, y a los discípulos más famosos los fueron enterrando en las pagodas, con sus estatuas sobre la sepultura, y les encendían luces de día y de noche, y la gente iba a arrodillarse delante de ellos, para que les consolaran las penas que da el mundo, y les dieran lo que deseaban tener en la tierra, y los recomendaran a Buda en la hora de morir.
La joven rezaba, rezaba; y el que había sido un monstruo, recobró el juicio y su primer acto fue entonces arrodillarse y decir a la hija del campesino: -¡Canta!
Rodrigo miró alrededor, se convenció de que estaba solo, acercóse furtivamente, y en una de esas posturas que ni son arrodillarse ni sentarse que tienen algo de adoración y muchísimo de exceso de confianza echó a la generala los brazos al cuello y, delirando de felicidad, besó el mechón una y mil veces.
Pero como estas ordenanzas aplicaban pena de muerte en un caso semejante, y ellos tenían ganas de divertirse todavía algún tiempo con las damas antes de llegar a tal punto, se contentaron con hacerlas llegar, arrodillarse y leerles el artículo de la ordenanza para hacerles sentir a lo que se habían arriesgado al exponerse a tal delito.
Zaratustra, sin embargo, se quedó parado, y precisamente al lado de él cayó el cuerpo, maltrecho y quebrantado, pero no muerto todavía. Tras un rato el destrozado recobró la consciencia y vio a Zaratustra arrodillarse a lado.