asesinar

(redireccionado de asesinaron)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con asesinaron: acecinar, magnicidio
  • all
  • verbo

Sinónimos para asesinar

matar

Sinónimos

Sinónimos para asesinar

afligir

Sinónimos

Ejemplos ?
-PRESIDENTE ERNESTO ZEDILLO: Lo que sabemos, con absoluta certeza, es que a finales de junio, aprovechando un acto, supuestamente político, apareció un grupo de personas con armas de alto poder, armas -por decirlo así- prohibidas e hicieron una proclama violenta; -y yo no diría una proclama política, sino una proclama violenta-, que días después, presuntamente, este grupo agredió a algunas partidas militares y que desgraciadamente han cometido asesinatos porque mataron a un civil hirieron a otros; han herido a dos o tres militares y asesinaron a un militar, desgraciadamente, a un cocinero, a las 4 de la mañana, desde la oscuridad le dispararon y lo mataron.
Todos pueden tomar la palabra y opinar ante las cámaras fotográficas, de video, de cine o de televisión que se aprestan inmediatas a difundir la lágrima pronta y provocada por la pregunta insidiosa del entrevistador: ¡Cuéntenos cómo caía la sangre de su hijo predilecto cuando lo asesinaron!
Limpias tardó poco en enemistarse con Urre, y unido a un tal Carvajal, que había suplantado un nombramiento de la Audiencia a su favor, asesinaron a Urre cuando volvía a Coro después de cuatro años de trabajos propios y calamidades ajenas, sin haber hecho a la provincia otro beneficio que el de la fundación de Tocuyo hecha por Carvajal con los 25 compañeros que tenía de su partido, de los cuales formó el segundo Ayuntamiento de Venezuela en 1545.
Llegó un día en que los cristianos odiaron también, y se hicieron católicos. Los instrumentos de tortura que el odio inquisidor imaginó en España asesinaron por segunda vez a Cristo, y Cristo no resucitó.
En efecto, los conjurados saliendo de casa del jóven Almagro en una siesta de Junio de 1541, y gritando por las calles de Lima viva el Rey, muera el tirano, atravesaron la plaza pública sin que nadie se moviese, forzaron el palacio en que vivía, y á pesar de la resistencia vigorosa que hizo, admirable en un viejo de su edad, y digna de sus mejores tiempos, le asesinaron, ahuyentados ántes sus amigos y criados.
Pero he aquí que cuando la noche cayó sobre la ciudad y cuando las tinieblas eran tan negras como el alma de Rat-Hon, unas sombras se dirigieron hacia el dormitorio del general Ton-Say, deslizándose suavemente y con revólveres y carabinas que les habían dado para defender la integridad y la soberanía y las leyes de Siké, asesinaron el dormido cuerpo del heroico General Ton-Say, convirtiéndolo en una verdadera papilla.
Pero, esta estrategia, si bien es hábil, no es original; porque ya la emplearon los hombres del Partido Liberal, durante la Guerra Civil de fin del siglo XIX en Bolivia; cuando espolearon contra sus enemigos del bando dirigido por el Presidente Severo Fernández Alonso, al líder aymara Pablo Zárate, el Willca, al que después traicionaron y asesinaron.
Privación Arbitraria o Ilegal de la Vida A diferencia del año pasado, no hubo asesinatos por motivos políticos propiciados por el Gobierno o por sus agentes; sin embargo, policías, soldados y afectos al gobierno asesinaron a varias personas en manifestaciones de la oposición (Véase Sección 2.b.).
De momento nos limitaremos a recordar, sencillamente, el hecho revelado por toda la prensa mundial de que la llamada «fuerza pública» de la República Argentina ha amparado y protegido a los potentados y a los hijos de los potentados que no hace mucho destrozaron, incendiaron y asesinaron en las moradas particulares de los trabajadores y en sus centros sindicales.
"Los Escuadrones de la Muerte", en su mayoría compuestos por policías, presuntamente asesinaron a cientos de personas durante el año en los estados Anzoategui, Aragua, Bolívar, Carabobo, Falcón, Lara, Miranda, Portuguesa, Táchira, Yaracuy y Zulia.
Lo habían enviado a Poitiers para que visitara a una pariente, acompañado por un solo criado, y nuestros rateros, que lo esperaban, asesinaron al criado y se apoderaron del niño.
Ya con macizas espigas, preñadas de rubios granos, a los campos de Miguel tornó el fecundo verano; y ya de aldea en aldea se cuenta como un milagro que los asesinos tienen la maldición en sus campos. Ya el pueblo canta una copla que narra el crimen pasado: «A la orilla de la fuente lo asesinaron.