atinar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para atinar

acertar

descifrar

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
Si ha habido asombros en el mundo, ninguno ha llegado al de los que estas razones oyéron decir, sin poder atinar de donde salian.
DON GODOFREDO:(¡Que farsa es esta que veo!) Luz, la brevedad importa, Responde: esta letra ¿es tuya? Quedó doña Luz absorta Cuestion tan precisa y corta Sin atinar como huya.
También tiene la Pampa brillazones y espejismos engañosos y neblinas espesas; pero más que todo, tiene su cansadora inmensidad, su uniformidad y su silencio. Infunde el peor de los terrores, el de lo desconocido, que no le permite a uno atinar como defenderse.
El guardián corrió como un loco a refugiarse al pie de un farol, sin atinar a llevarse el pito a la boca y pedir auxilio, y desde allí, con los ojos abiertos, veía acercarse a grandes saltos ese demonio color de fuego, que llevaba levantado el tenedor con que indudablemente clavaba a los condenados.
Téngole empero por uno de los escritores mas perjudiciales, porque, a pretexto de manifestar errores de filósofos, estampa y propala las especies mas absurdas y perniciosas, sin ponerlas el suficiente antídoto o contraveneno dejando a los lectores en tal confusión que no es fácil atinar si la mente del autor ha sido antes predicar virtudes y verdades, que dogmatizar errores y vicios.
Dafnis no pudo menos de convenir en que sí era. Tendiose, no obstante, al lado de Cloe y meditó largo rato, sin atinar con el modo de calmar la vehemencia de su deseo.
También desobedeció las órdenes de López, que le indicaban continuar su camino hacia Alegrete: el 5 de agosto entraba a Uruguayana y ordenaba reorganizar sus fuerzas y aprovisionarlas, sin atinar a apoyar a Duarte.
El primero en atinar con el verdadero escritor del poema fue Adolfo de Castro en un trabajo publicado en 1875, y Dámaso Alonso lo confirmó muchos años después con nuevos datos.
María se queda inmóvil, sin atinar a negarse y salir de la habitación (¿a dónde podría ir, si no conocía a nadie en Lima, cuyas abigarradas calles se cruzaban como una gigantesca telaraña?) y siente a la cadenilla como un nuevo yugo que debería soportar a partir de entonces.
Pero, si bien su equipo conceptual no es complicado, se vuelve complejo al aplicarlo pedagógicamente, porque la experiencia exige, y, por tanto, desarrolla, la sagacidad para atinar en la elección y planteo del experimento, la perspicacia para captar todas las circunstancias que pueden influir en él, la constancia para realizarlo el número de veces necesario hasta obtener unos resultados válidos, la precaución para desenmascarar cualquier factor aleatorio, raciocinio para comparar unos experimentos con otros y diligencia para no concluir superficialmente una afirmación engañosa.
Catapultas: De gran alcance y lentitud, cuentan con la ventaja de quedarse muy atrás para alcanzar, de fuego lento e impreciso (contra edificios necesitaran algunos intentos para atinar siempre al blanco, contra unidades es casi imposible que acierten).
Para empeorar la situación, sólo las cañoneras mandadas directamente por Rosales y Espora mantuvieron el objetivo, mientras que las cuatro restantes derivaban hacia las murallas a tiro de pistola de las baterías de los baluartes de Santa Rita y San Pedro de Alcántara, varando finalmente frente al muelle. Sin atinar a refugiarse bajo el muelle y bajo fuego graneado pronto las cañoneras se encontraban cubiertas de muertos y heridos.