Ejemplos ?
Episodio notable por su audacia satírica es el capítulo LIII “Comment, par la vertud des Decretales, est l’or subtilement tiré de France en Rome” (Cómo por la virtud de las Decretales, Roma se lleva sutilmente el oro de Francia).
Probablemente los que quieran explotarle o hacérsele propicio; y si Eva engañó a Adán, y estaban solos, y habitaban aún el Paraíso, ¿qué harán en nuestros pueblos ignorantes la audacia, la ambición y el fanatismo?
La peonada de la hacienda de La Purísima se levantó anoche en armas y cometió mil excesos; los bandidos violaron mujeres, robaron, incendiaron, asesinaron y llevaron su audacia hasta el grado de declararse dueños de la hacienda.
Los separaré en dos y así los debilitaré y al mismo tiempo tendremos la ventaja de aumentar el número de los que nos sirvan: andarán derechos sostenidos solamente por dos piernas, y si después de este castigo conservan su impía audacia y no quieren estar tranquilos, los separaré de nuevo y se verán obligados andar sobre un pie solo, como los que en las fiestas en honor de Baco bailan sobre un pellejo de vino.
sedición... Por toda parte, la frente erguida, el vicio se pasea, llevando por divisa «audacia y arte». Tienta, seduce, inflama, ni oro, ni afán perdona; da a la maldad por galardón la fama, se atreve a todo, y triunfa, y se corona.
Rondeau y Artigas por espíritu de subordinación militar y quizás también porque no había mal irreparable en ese abandono (Vaya uno a saber sobre qué bases les anunció el doctor Pérez que se proponía tratar) admitieron la exhortación perentoria del delegado de Buenos Aires y todavía Artigas, - para mayor gloria de su buena fe, y de la audacia y falta de escrúpulos del representante en misión, fue según se ha visto hace un momento quien libró a aquel de estrellarse ante el escollo del inconmovible pueblo en Armas.
El soldado bisoño con sólo el temor de las heridas se espanta; mas el antiguo con audacia mira su propia sangre, porque sabe que muchas veces después de haberla derramado ha conseguido victoria.
Sinceramente suyo, Stubbs." Después de esto, no será necesario decir que deseé los peores castigos para amo y criado, aunque de poco me servía la indignación, y quejarme no era un consuelo. No obstante me quedaba un recurso: mi natural audacia.
Atena ::Si, y en verdad ya fuera un hecho, si yo me hubiera desentendido. Ulises ::Y, ¿de donde saco tal audacia tan firme osadía?
De manera, que si alguno fuese a decir a la esposa de Jerjes, a Amestris madre del rey: hay en Atenas un hombre, que, en todo lo que tiene, sólo cuenta con trescientos arpentas, poco más o menos, de tierra que posee en el pueblo de Erquies, y es hijo de Dinomaca, cuyo equipo, menaje y joyas apenas valen cincuenta minas, y este hombre se prepara para hacer la guerra a Artagerjes. ¡Cuál sería al pronto su sorpresa, al ver la audacia de este hombre, que quiere atacar al gran rey Artagerjes!...
Porque el que lo hizo no pudo despreciar; y por esta misma causa nos deleita la licenciosa urbanidad que los esclavos tienen para con sus dueños, cuya audacia y dicacidad puede atreverse a los convidados cuando empezó en su señor; porque al paso que cada uno de ellos es más abatido y ridículo, es de más osada lengua; y para este efecto se suelen comprar muchachos ingeniosos cuya libertad se perfeccione con maestros que les enseñen a decir injurias pensadas; y nada de esto tenemos por afrenta, sino por agudezas.
Y unos piden el combate Y otros claman por la hoguera. Crecen la audacia y las voces, El tumulto se acrecienta, Ni la majestad se mira Ni la razon se respeta.