ayo

(redireccionado de ayas)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con ayas: hallas
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para ayo

pedagogo

institutriz

Sinónimos para ayo

ganso

Ejemplos ?
Quirihuay: Fortaleza de Huacapune que contienen chullpas de piedra usadas de vivienda, plazas, terrasas y graneros de uso militar. Cerca al anexo de Ayas.
Se dejan de lado —porque no tenían rey— los anavas (7.18.14), los ayas y los sigrus (7.18.19) y «21 hombres de ambas tribus vaikarna» (7.18 0,11).
En cuanto a los hijos nacidos de las uniones reguladas, los «de los mejores ciudadanos serán llevados al redil común y confiados para su cuidado a ayas, que habitarán en un lugar separado del resto de la ciudad.
Además del pueblo de Surco que cuenta con 382 viviendas y está ubicado a 2008 msnm, está el caserío de Ayas con 80 viviendas a 2634 msnm; el anexo Eduardo de Habich con 79 viviendas a 2273 msnm; la unidad agropecuario de Songos de 48 viviendas a 1965 msnm; el caserío de Huaquicha con 20 viviendas a 2634 msnm; Santa Rosa de Pucshama y Linday con 19 viviendas cada uno y a 1997 y 2289 msnm respectivamente, el campamento minero Hepsa a 2221 msnm; unidad agropecuario Jurco con 15 viviendas a 2265 msnm; unidad agropecuario de Verrugas con 11 viviendas a 1674 msnm; la unidad agropecuario de Laya con 10 viviendas y a 2103 msnm.
Al contrario que el lenguaje formal de la corte, María Teresa hablaba (y a veces escribía) en el llamado «alemán vienés» (un dialecto utilizado por los habitantes de Viena), que aprendió con sus siervos y ayas.
Su padre se convirtió al cristianismo y murió en una persecución en Cilicia, y fue su madre Teodota, también cristiana, quien los educó. Aprendieron medicina en Siria y la ejercieron en el puerto de Aegea (actual Ayas, Turquía, en el golfo de Alejandreta.
Sin embargo, si fue capturado durante esta batalla, en una operación menor cerca de Laiazzo (actual Ayas en la moderna Turquía) o en alguna otra refriega no documentada es algo que no está claro.
No obstante, el intenso ruido hacía que no se pudieran escuchar sus llamadas a la puerta atrancada. María Antonieta y sus ayas estuvieron cerca de la muerte, pero consiguieron escapar a tiempo por la puerta.
Las principales fuentes de la historia narrada en el libreto de Busenello son los Anales de Tácito; libro 6 de la historia de Suetonio Los doce césares; libros 61–62 de la Historia romana de Dión Casio; y una obra anónima Octavia (una vez atribuida al auténtico Séneca), de donde los personajes ficticios de ayas de la ópera derivarían.
Excepción hecha del rey y la reina, tocó con su varilla a todos los que se encontraban en el castillo, ayas, damas de honor, camareras, gentiles-hombres, oficiales, mayordomos, cocineros, marmitones, recaderos, guardias, suizos, pajes y lacayos; también tocó los caballos que había en las cuadras y a los palafraneros, a los enormes mastines del corral y a la diminuta Tití, perrita de la princesa que estaba cerca de ella encima de la cama.
Gozo ayas Maria que el angel credist, Gozo ayas Maria que virgo conçebist, Gozo ayas Maria que a Xpo parist: La lei vieia çerresti, e la nueva abrist.
Io çerca ti estando, tu non ayas pavor, Tente por meiorado de toda dolor: Reçebi de ti siempre serviçio e amor, Darte quiero el preçio de essa tu labor.