ayunar

(redireccionado de ayunando)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para ayunar

abstenerse

Ejemplos ?
Era singularmente inteligente: aprendió a leer sin haber sido enseñado, y solía hacer experimentos caseros con papel y pólvora. Era profundamente religioso, y era visto a menudo rezando y ayunando.
La fecha había sido escogida con cuidado ya que la mayoría de la población israelí estaba en sus casas ayunando, más vulnerables.
Algunas menciones en el NT: Antes de iniciar su ministerio de aproximadamente tres años de duración, Jesús se retira a la soledad del desierto, ayunando por cuarenta días, luego de los cuales fue tentado tres veces por el diablo.
Cuando llegaron al palenque del señor fueron mal atendidos, el señor Shulákama les dijo: “estoy ayunando y haciendo dieta por que me di cuenta que usted señor Sibö va a hacer aparecer muchos Ditsa que son las semillitas de los hombre de maíz y todo eso será mío” Además ustedes me traen mala energía, váyanse y regresen de donde vinieron, no quiero a nadie en mi casa menos a una mujer.
Si alguno no honra verdaderamente el nacimiento de Cristo según la carne, sino que simula honrarlo, ayunando en el mismo día y en domingo, porque no cree que Cristo naciera en la naturaleza de hombre, como Cerdón, Marción, Maniqueo y Prisciliano, sea anatema.
2 Ministrando pues éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme á Bernabé y á Saulo para la obra para la cual los he llamado.
Pero se alegró, añadiendo: -Ni lucharemos ni arderemos, porque sería pedir gollerías el pedirnos que habiendo ayunado tanto cuando no lo había, sigamos ayunando cuando lo hay.
Como los discípulos de Juan y los fariseos estaban ayunando, vienen y le dicen: ¿Por qué mientras los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan, tus discípulos no ayunan?
Preparábase por este tiempo Laynez á entrar en el Santuario; y por no interrumpir los actos de mortificacion, en que con este fin se exercitaba, hizo el viage ayunando, descalzo y cubierto de cilicios; maceró sus carnes de tal manera, que llego á Venecia en un estado lastimoso; y en lugar de repararse con algún descanso, solo atendió al socorro de las necesidades de otros.
Durante un año viví cumpliendo con exactitud todos los deberes correspondientes a mi estado, orando, ayunando y socorriendo enfermos, dando limosnas hasta privarme de lo más indispensable.
Mientras estaban celebrando el culto del Señor y ayunando, dijo el Espíritu Santo: «Separadme ya a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado.» 3.
Nosotros la seguimos, pero al pisar los umbrales del convento la Niña Chole se detuvo vacilante -Hermana, yo guardo el, día ayunando, y no puedo entrar en el refectorio para hacer colación.