azotar

(redireccionado de azotaban)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para azotar

castigar

Sinónimos

Ejemplos ?
Y, debido a los fuertes temporales que azotaban el Atlántico Sur, recién consiguió arribar a la zona de la Bahía Cumberland (isla San Pedro), a las 17.00 horas del día 02-ABR., es decir, cuando el mundo ya había tomado conocimiento de que las FF.AA.
Porque el joven entró en la casa de su padre; Shukallituda dijo a su padre: «Padre: Cuando yo vertía el agua en los surcos, Cuando cavaba regueros a lo largo de los cuadros de tierra..., Tropezaba con las raíces, era arañado por ellas. Los vientos furiosos, con todo lo que traen, Con el polvo de las montañas, me azotaban el rostro, A mi rostro...
Ella estaba sentada sobre un alto peñasco cuya base azotaban las olas con furor, lanzando menudas gotas que besaban su blanca frente y salpicaban sus pequeños pies.
¡Sombra de Paysandú! ¡Muda y airada como en las horas del sublime trance, cuando azotaban con sañudo embate tu soberbia cerviz! Cuando formaban tu esplendente aureola las calientes señales del suplicio, — rojizos rastros de fecunda sangre de la ancha cicatriz!
No se podían levar las anclas, que se agarraban al fondo; los remos se rompían al meterlos en el agua para bogar; los delfines, brincando fuera de la mar, azotaban con las colas las naves y desbarataban su trabazón.
Shukallituda..., Cuando vertía el agua en los surcos, Cuando cavaba regueros a lo largo de los cuadros de la tierra..., Tropezaba con la raíces, era arañado por ellas. Los vientos furiosos con todo lo que traen, Con el polvo de las montañas, le azotaban el rostro: A su rostro...
Miles de compatriotas salían huyendo hacia las ciudades, precipitándose por entre la maleza salvaje de las montañas, que azotaban los cuerpos con sus fauces verdes de espinos.
Unos dábanme puñetazos en la cara, otros me azotaban cruelmente las espaldas, otros me hundían un par de costillas de un empujón, dábanme puntapiés, me arrancaban los cabellos y me rasgaban el vestido.
14 Y azotaban á los capataces de los hijos de Israel, que los cuadrilleros de Faraón habían puesto sobre ellos, diciendo: ¿Por qué no habéis cumplido vuestra tarea de ladrillo ni ayer ni hoy, como antes?
Organizado, tranquilo, envuelto en precauciones hábiles, el ultraje vivía en su hogar, le acompañaba a la mesa, a paseo, al teatro, disfrazado de amistad y parentesco. Detalles horribles surgían de la lectura, latigazos que le azotaban el rostro.
Se supone que las primeras fundaciones se dieron en las expediciones enviadas por Pedro de la Gasca para pacificar al Perú, después de las guerras civiles que azotaban esta nación.
Decepcionado y contrariado se encontraba a la orilla del lago cuando un movimiento brusco de la cabalgadura arrojó al jinete al fondo de las aguas, éste en su ansiosa desesperación, convocó a la imagen de la Virgen de Cosamaloapan e instantáneamente, empujado por una fuerza extraña logró alcanzar la orilla y salir salvo de aquella aventura que pudo haber sido de fatales consecuencias debido a que el lago estaba circundado por una barda de piedra bastante elevada que impedía cualquier intento de salvación. Otra anécdota se refiere a que un aguacero torrencial acompañado de continuas descargas eléctricas azotaban a la población.