bálsamo


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para bálsamo

aroma

consuelo

bálsamo de Judea

Sinónimos

Ejemplos ?
Ideas mil en su mente que fermentan en montón, la atormentan fieramente, y siempre el latido siente del trémulo corazón. No duerme, no, que en el alma do la virtud no respira, la paz del reposo expira y airado el sueño retira el bálsamo de la calma.
El clima de Paccha es su mina inagotable, que todavía permanece inexplotada por los demás pueblos, la misma que tiene como yacimientos las entrañas de esta tierra privilegiada de la Patria, para la rehabilitación humana, porque Paccha es un rincón sugestivo-maternal que prodiga mimos y caricias a todos los que llegan a sus lares; y es, a la vez, un pedazo de suelo que sirve para el reposorio y la terapia espiritual; el verdadero bálsamo para aliviar el cuerpo y las heridas morales del éxodo, producidas por este siglo de conmoción e insurgencias revolucionarias.
Nuestro lecho florido, de cuevas de leones enlazado, en púrpura tendido, de paz edificado, de mil escudos de oro coronado. 16. A zaga de tu huella las jóvenes discurren al camino, al toque de centella, al adobado vino, emisiones de bálsamo divino. 17.
Se perfumaron las barbas con bálsamo de Judea, se ajustaron las sandalias, dieron un brochazo a la túnica y al manto, y siguieron la marcha, no sin provenir antes el buen Jesús a su apóstol favorito: -Cuidado, Pedro, con tener malas pulgas y cortar orejas.
Tanto en los peregrinos respetuosos que les rendían homenaje, como en los nichos silenciosos donde la hiedra centenaria trepaba hasta el tejado a lo largo de los muros de las casas viejas; y como el paisaje campestre, todo parecía llevar en sí, como Agnes, el espíritu de tranquila inocencia, bálsamo soberano para un alma inquieta.
¿Del Tentador enviado o acaso una tempestad trajo tu torvo plumaje hasta este yermo paraje, a esta morada espectral? ¡Mas te imploro, dime ya, dime, te imploro, si existe algún bálsamo en Galaad!" Dijo el cuervo: "Nunca más".
Ya de la intensa amargura que pusiera en su pecho la traición de la mujer querida no quedaba en él rencor alguno: su buena suerte en América, su trabajo recompensado, ofició sin duda para con sus heridas de bálsamo consolador, y al poco tiempo, al pensar en el ídolo, ya roto y polvoriento, murmuraba indiferente: -¡En medio de to no hay mal que por bien no venga!
ruzaba las nubes, águila refulgente, con las poderosas alas perladas de rocío, fijos los ojos de presa en la niebla solar, dormido el corazón en dulce aburrimiento al amparo del pecho forjado en tempestádes; en derredor, el silencio que hacen los rumores remotos de la tierra, y allá en lo alto, en la cima del cielo, dos estrellas mellizas derramando bálsamo invisible.
En aquel momento acertó a pasar por allí un entierro; se fue a la caja, le echó una gota de bálsamo en la boca al difunto, que se levantó tan bueno y dispuesto, cargó con su ataúd y se fue a su casa; lo que visto por el segundo pretendiente, compró al viejecito su bálsamo por lo que le pidió.
-Yo tengo -exclamó el que había comprado el bote- un bálsamo, que la resucitaría; pero de aquí a que lleguemos, ya estará enterrada y comida de gusanos, -Pues yo tengo -dijo a su vez el que había comprado el arca- un arca que en pocas horas nos pondrá en España.
La economía de la parroquia no sólo está fincada en los cultivos sino en sus montañas, como la; de Tagüín, donde explota el cedro, huayacán, ébano, cascol, huarapo, chonta, bálsamo, palo de vaca, huachapelí, coquito, colorado, quiebra hacha.
-¿Para qué me ha de servir ese bálsamo? -preguntó al viejecito. -Dios sabe -respondió este-; pues este bálsamo tiene una gran virtud, que es la de hacer resucitar a los muertos.