búfalo


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para búfalo

bisonte

Sinónimos

Ejemplos ?
Ejerció la abogacía en Búfalo, Nueva York, donde ya se notaba su concentración en el trabajo y el empeño por resolver los casos que se le presentaban.
Sus oponentes políticos le criticarían años más tarde llamándole el "Verdugo de Búfalo", Cleveland aclaraba que: «él quería tener la responsabilidad de las ejecuciones para evitar ese peso a sus subordinados».
Carnaval de Arlequín, 1924 óleo, Albright-Knox Art Gallery de Búfalo Serie de tres pinturas: Interior holandés, 1928 óleo, Museo Guggenheim de Venecia- Meadows Museum, Dallas y Museo de Arte Moderno de Nueva York.
El arco mongol es el modelo que hace referencia al típico arco recurvado asiático, fabricado a base de cuernos de íbice (de acuerdo con la tradición) y de búfalo de agua, tendones, madera y corteza de birk y bambú.
Afín al reformismo demócrata fue elegido alcalde de Búfalo, con el eslogan "Public Office is a Public Trust" (la gestión pública es confianza pública) como marca registrada de su gestión.
Predican sabios vates vengadora pelea, y sin saber su mal, al verles fracasados les juzgan impotentes, les niegan toda idea: «Pueden, sin recoger suspiros mendigados, cual se encabrita el búfalo que aspira la tormenta, saborear ahora males eternizados.» «De incienso embriagaremos al Fuerte porque alienta en lucha con los fieros serafines del Mal; cada farsante de estos sin ropa roja intenta detenernos.» Y escupen su desprecio mortal al desnudo que implora, de inmensidad indigente.
No dejó de asistir la cruda Hiena; desamparando su nevado monte, en las cortes también su voz resuena. ¡Oh membrudo y sagaz Rinoceronte! el Búfalo. Hipopótamo y el Uro, el Reno, la Jirafa y el Bisonte, Todos asisten al común apuro.
4 Estos son los animales que comeréis: el buey, la oveja, y la cabra, 5 El ciervo, el corzo, y el búfalo, y el cabrío salvaje, y el unicornio, y buey salvaje, y cabra montés.
Corrí a nuestra habitación, que era una tienda de esteras, donde Samuel y yo dormíamos: apartó la piel de búfalo que me servía de cama, y abrí en el suelo un hoyo de profundidad suficiente para guardar mi tesoro.
Siete veces los anchos y profundos bolsillos de mi blusa, y el paño delantero del serape llenáronse de oro, y otras tantas desapareció en el hoyo oculto bajo la piel de búfalo.
Si ustedes me permiten, recordaré la frase elegante del meditador de El Escorial, de Ortega y Gasset, escéptico y brillante, cuando que esta gente, que esta gente que todo lo ataca, tiene complejo de búfalo, porque a todo lo ataca.
Traedme el escudo reforzado con las siete pieles de búfalo y rodead a mi casco al schal amarillo, para que no me desconozcan en la confusión de la pelea.