bajar

(redireccionado de bajaba)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para bajar

descender

Sinónimos

Antónimos

abaratar

Antónimos

arriar

Sinónimos

humillar

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para bajar

Ejemplos ?
Entonces el sabio HUEHUETZIN que los había recibido empezó a descender y mientras más bajaba, más joven se iba volviendo y cuando llegó a ellos, se había convertido en un mancebo de veinte años: -¿Han visto?- les preguntó a los HUEHUETZIN enviados por MOCTECUHZOMA ILHUICAMINA.
Entonces escuchó que alguien se removía en lo alto del árbol. Abrió los ojos y vio que bajaba de la encina un hombre blanco como un cirio, y que tenía los ojos de fuego.
Levantó la cabeza y vio encima de él, sobre la cruz del árbol, un animal velludo que bajaba poco a poco, con la cola por delante.
Era el lobo, en efecto, que venía a resguardarse en el tronco viejo igual que había hecho Antoine. Él bajababajaba… Estaba a punto de llegar adonde estaba el niño, que no podía hacer nada para impedirlo.
Estaba cercada de muchos ríos de buenas aguas, más claras y sanas que las de España, donde había pesca muy regalada y abundancia de oro. El río principal, el Zaruma, bajaba dando majestuosas vueltas por llanadas de recreación.
Un día que se bajaba así a uno de los albañiles, el que tenía la cuerda en lo alto gritó cuando la cubeta había llegado a la mitad de su camino: - ¡Ehhhhh!
Y sucedió que por aquellos días vino Jesús desde Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. 1.10. En cuanto salió del agua vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en forma de paloma, bajaba a él. 1.11.
Luciano, El hombre que ama las mentiras BAJABA la última ladera del Canigó y, aunque el sol ya se hubiera puesto, distinguía en la llanura las casas de la pequeña ciudad de Ille, hacia la que me dirigía.
Este caballero, pues (que por ahora, por buenos respectos, encubriendo su nombre, le llamaremos con el de Rodolfo), con otros cuatro amigos suyos, todos mozos, todos alegres y todos insolentes, bajaba por la misma cuesta que el hidalgo subía.
Miraban los mozos atentamente las alhajas de la casa, en tanto que bajaba el señor Monipodio; y, viendo que tardaba, se atrevió Rincón a entrar en una sala baja, de dos pequeñas que en el patio estaban, y vio en ella dos espadas de esgrima y dos broqueles de corcho, pendientes de cuatro clavos, y una arca grande sin tapa ni cosa que la cubriese, y otras tres esteras de enea tendidas por el suelo.
Los primeros días el conde bajaba por su propia mano los sacos llenos de trigo, los canastos rebosantes de hogazas, las latas colmadas de té y de azúcar; pero como el servidor Efimio desempeñase esta tarea mucho más pronta y hábilmente que su señor, acabó el conde por dejársela encomendada.
Solamente el arriero costaba al pie de quince duros, aunque era de su obligación mantenernos a su costa durante el viaje; y la estancia anual en Salamanca no nos bajaba a cada uno, con ropa limpia y derechos de Universidad, de mil quinientos a dos mil reales.