bajar

(redireccionado de bajad)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para bajar

descender

Sinónimos

Antónimos

abaratar

Antónimos

arriar

Sinónimos

humillar

Sinónimos

Antónimos

Sinónimos para bajar

Ejemplos ?
-Llévense luego los vientos del olvido la contienda fatal. -Amor, volemos; y el tálamo de rosas coronando, el enlace feliz juntos cantemos. Bajad, del sacro Olimpo alados moradores.
Bajad al campo sangriento, solo la gloria está allí; y sin gloria y sin lauroles, ¿quién es el imbécil que acierta a vivir?» Más lejos, en otra morada hechicera do el sol reverbera con lumbre tenaz, do llenan las perlas los largos espacios, los ricos topacios, el jaspe y el oro, la seda y cristal, se siente el tumulto de báquica orgía, que en cántiga impía, discorde clamor, la mesa en desorden, manchadas las ropas, al son de las copas rameras levantan, sin alma y sin Dios: «Venid: la gloria es un sueño; amor sin fiestas, ¿qué es?
Cuando así hubo hablado, dejó a su hijo; y volviéndose a las nereidas, sus hermanas, les dijo: —Bajad vosotras al anchuroso seno del mar, id al alcázar del anciano padre y contádselo todo; y yo subiré al elevado Olimpo para que Hefesto, el ilustre artífice, dé a mi hijo una magnífica y reluciente armadura.
¡Oh pícaros de cocina, sucios, gordos y lucios; pobres fingidos, tullidos falsos, cicateruelos de Zocodover y de la plaza de Madrid, vistosos oracioneros, esportilleros de Sevilla, mandilejos de la hampa, con toda la caterva inumerable que se encierra debajo deste nombre pícaro!, bajad el toldo, amainad el brío, no os llaméis pícaros si no habéis cursado dos cursos en la academia de la pesca de los atunes.
Mochila Déjeme usté en paz. Veremos si logro que entiendan mi plan. ¡Vecinos! ¡Vecinas, vecinos, bajad! Coro de Hombres ¿Qué pasa? ¿Qué ocurre?
Niños, hijos de los guerreros, entretanto, bajad la voz, que España está ahora mismo repartiendo la energía entre el reino animal, las florecillas, los cometas y los hombres.
Cuando, concluida la Constitución, fueseis a presentarla a los pueblos, el despotismo, arrojando la máscara, os diría con voz orgullosa: yo soy la Constitución; mi vanidad es la ley y los pueblos mis esclavos; pues vosotros consentisteis sus cadenas, bajad a mis pies para aumentar su número.
Bajad, aguas, del monte susurrando Sobre las calvas peñas destrenzadas Los colores del sol reverberando En gotas con el sol tornasoladas, Que manantiales os irán prestando Esas agudas cumbres escarchadas Donde se está filtrando en hilos leves La eterna plata de las limpias nieves.
¡Bajad el aliento, y si el antebrazo baja, si las férulas suenan, si es la noche, si el cielo cabe en dos limbos terrestres, si hay ruido en el sonido de las puertas, si tardo, si no veis a nadie, si os asustan los lápices sin punta; si la madre España cae -digo, es un decir- salid, niños del mundo; id a buscarla!…
Pues naciendo en recónditos asilos, Rodáis por esas mudas soledades, En anchas ondas o en delgados hilos, Por altas rocas u hondas cavidades, Ya os arrullen los céfiros tranquilos, Ya el soplo de revueltas tempestades: ¡Felices vuestras aguas transparentes, Libres arroyos y perdidas fuentes! Bajad del monte, y si en el valle umbroso Bajo su tosco pabellón de pinos La soledad os cansa y el reposo De sus antros y sotos peregrinos, Torced el suave paso rumoroso, Trasponed puentes y cruzad caminos, Ganando tierra y conquistando calle Hasta los bordes del postrero valle.
—Las fuerzas, dijo Adolfo, me, abandonan, llena de sombras mi memoria está; dame el brazo, Esperanza: en mis oídos esos cantares tentadores van.— Y era así, que a pedazos por el viento llegaban en sonora confusión, ya el mentiroso o el blasfemo acento del placer, de la gloria o del amor: «Los labios hierven en besos, quemándose están de sed; venid a templar su hoguera, no hay más recompensa ni Dios que el placer. »Bajad al campo sangriento, sólo la gloria está allí; y sin gloria y sin laureles, ¿quién es el imbécil que acierta a vivir?
Entre ellas SOLEDAD.) Música (N.º 4) Raconto de Mochila Mochila ¡Vecinos! ¡Vecinas, al patio bajad! Portera ¿Se ha vuelto usted loco?