bajada


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con bajada: playa, mesa
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para bajada

descenso

Sinónimos

Antónimos

cuesta abajo

Sinónimos

  • cuesta abajo

Antónimos

Sinónimos para bajada

Ejemplos ?
El 29 tuvimos que atravesar el río Ramquileuvu, (-Ranquileo-) al que se llega por una larga y penosa bajada, y de allí hay que ascender otro tanto.
El coche partió de nuevo, y dejándose llevar por la bajada, desde el cruce de La Fayette, entró a galope tendido en la estación del ferrocarril.
Divertidísima es esta bajada, en que muchas veces se cae de espaldas o se rueda, sin ningún daño; pero no sin burla y risa de los compañeros de viaje más diestros o más afortunados.
Muy en breve aquel desconocido se encontró en la plataforma de la mina, donde pidió lo llevaran a presencia del capataz. Este, que en ese instante se dirigía al pozo de bajada, se detuvo sorprendido ante el inválido visitante.
Parecíale a veces que estaba en un cuarto a oscuras y creía ver a cada instante abrirse una ventana y entrar por ella los brillantes rayos del sol, y aunque su inexperto corazoncito no experimentaba ya la angustia que le asaltó en el pozo de bajada, aquellos mimos y caricias a que no estaba acostumbrado despertaron su desconfianza.
En la noche del extraordinario suceso se presentó como de costumbre en el pique a la hora reglamentaria: las nueve en punto marcaba el reloj de la máquina cuando penetraba en la jaula y desaparecía en el pozo de bajada.
Para impedir toda especie de intromisión y ser completamente dueño del reducto, el conde había situado en la escalera a dos grandes bribones que tenía a sueldo, los cuales deberían oponerse enérgicamente a toda subida o bajada fuera de lugar.
Tengo un excelente paté y mis ami­gos llevan su bondad hasta afirmar que mi vino del Rin es mejor que ninguno de los que pueden beberse en la em­bajada de Alemania.
Porque la subida y bajada de los lupercos por la calle que llaman Vía Sacra así la interpretan, diciendo que significan los hombres que por la inundación de las aguas subieron a las cumbres de los montes, y al volver ésta a su antiguo cauce descendieron aquéllos a los llanos.
Al llegar a la bajada de Barracas, de regreso a la quinta, Feliza ordenó, de pronto, al cochero retroceder y conducirla a casa de sus padres.
Caminando con el alba, con su semblante risueño me acompañó hasta la vista de la venta de Viveros, en cuya bajada alcanzo coches y carros, y entre ellos uno que, volcado, imita faetontes atrevimientos.
Húndase toda en la divina fuente y, del vital licor humedecida, sálgase a ver del tiempo en la corriente: veráse como línea producida del punto eterno, en el mortal sujeto bajada a gobernar la humana vida dentro la cárcel del corpóreo afeto...