bajeza

(redireccionado de bajezas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para bajeza

Ejemplos ?
La suavidad de esta sensación le aumentaba su tristeza; sentía que todo su ser se desplomaba de desesperanza ante la idea de que había que perderla, cuando, por el contrario, ella manifestaba amarlo más que nunca; y no encontraba nada; no sabía, no se atrevía, pues la urgencia de una resolución inmediata acababa de trastornarle. Ella pensaba que había terminado con todas las traiciones, las bajezas y los innumerables apetitos que la torturaban.
pululan entre funerales repartidos sin singulares fantasmagorías cotidianas...” De improviso, al iniciarse la segunda parte, el poeta se detiene en sus reflexiones acerca de las bajezas humanas y parece redescubrir que, no obstante las ruindades, la inteligencia del hombre realiza paralelamente el ansia de progreso, de mejoramiento.
¡Qué náuseas sentiríamos si conociéramos el número de crímenes y bajezas que simbolizan la banda de un presidente, la mitra de un obispo, la medalla de un magistrado y las charreteras de un general!
Dicho aislamiento, no tan sólo dislocaba de la comprensión a padres y a hijos, sino que apartaba también a los esposos. Cuando creían intimar, era porque conectaban bajezas análogas, superficialidades recíprocas.
Desahogos ruines, no son nuestros; pero sí hemos castigado maldades en los perversos, vicios en los corrompidos, bajezas en los canallas: difamación, envidia, ridiculez, páganlas allí al punto difamadores, envidiosos y ridículos.
Para no prolongar un tema tan vil, no omití ninguna de las acostumbradas y delicadas bajezas de situaciones similares, hasta tal punto repetidas que sorprende que todavía existan seres tan tontos que caigan en la trampa.
Sonríe y agradécele a la vida que a salvo te quedaste de bajezas; libera el corazón de aquella herida y olvida el falso amor con sus vilezas, porque tienes en manos la subida al gran paraíso de riquezas.
Porque si un hombre en el afán de enriquecerse o conseguir un empleo o una influencia de naturaleza análoga se atreviera a tener con alguno la menor complacencia de las que un amante concede al que ama, si recurriera a las súplicas, si uniera a éstas las lágrimas, jurara, se acostara delante de su puerta y descendiera a mil bajezas de las que un esclavo se avergonzara, no habría ni amigo ni enemigo que no le impidiera envilecerse hasta ese extremo.
Aquí se resolvió la dulce lira, y en dos lascivos ayes, andolas, guirigayes y otras tales bajezas, cantaron, pues, las bárbaras proezas y hazañas de rufianes: que éstos son los valientes capitanes que celebran poetas de aquellos que, en extremas necesidades, viven arrojados al vulgo, como perros a leones; que la virtud y estudios mal premiados mueren por hospitales y mesones: ¡Verdes laureles de Virgilios y Enios, perecer la virtud y los ingenios!
El camorrista, rezongando, exponía inmediatamente su trasero, el primo, más que feliz, se echaba encima con entusiasmo y mientras el joven le soltaba en las narices media docena de pedos, el viejo disoluto, en el colmo de su gozo, derramaba su semen muriéndose de placer. —Todos esos excesos se comprenden —dijo Durcet, tartamudeando, porque se había empalmado oyendo aquellas bajezas—.
Y como entró y vio, con una sequedad notable, me dijo: -¿Qué disfraz es éste, doña Isabel? ¿O cómo las mujeres de tus obligaciones, y que han tenido deseos y pensamientos de ser mía, se ponen en semejantes bajezas?
De manera que antes de dos meses se halló, por salir de un cautiverio, puesta en otro martirio; si bien, con la dulzura de las caricias de su esposo, que hasta en eso, a los principios, no hay quien se la gane a los hombres; antes se dan tan buena maña, que tengo para mí que las gastan todas al primer año, y después, como se hallan fallidos del caudal del agasajo, hacen morir a puras necesidades de él a sus esposas, y quizá, y sin quizá, es lo cierto ser esto la causa por donde ellas, aborrecidas, se empeñan en bajezas, con que ellos pierden el honor y ellas la vida.