Ejemplos ?
Esta razón es dulce, es humana, inspira indulgencia, ahoga la discordia, fortalece la virtud, hace amable la obediencia o las leyes, mucho más de lo que la fuerza las impone. ¿Y consideraremos como cosa baladí el ridículo que se atribuye hoy día al entusiasmo por la mayoría de las gentes honorables?
–De un lado el hombre de progreso, que amante del país y confiado en la grandeza de su porvenir, ha invertido en tierras o en el planteo de industrias sus capitales; del otro, frente a él, el pequeño grupo de los hombres conservadores, a oro, sentados sobre sus bien cerradas cajas, con los brazos cruzados, esperando a que la posición de aquel sea insostenible para adquirir cuanto posee por un precio baladí ...Un diario ha dado como único remedio para esta situación, la paciencia y la fuerza de voluntad para esperar.
Trae además para mí vuestro álbum más alta prez que ambiciona la altivez de mi ingenio baladí: jamás fué par el neblí con el águila; y buen juez de mí mismo, si esta vez hasta estas hojas subí, mirad que me alzó hasta aquí vuestra regia esplendidez.
Sus últimos destellos da la antorcha que el hijo de Japeto trajo al mundo; suceda al viejo faro moribundo joven tizón, ardiente, baladí.
Mientras puedes gozar, goza y delira; Mientras en este yermo baladí La ráfaga que abrasa al que la aspira, Brisa te da consoladora a ti.
Bien hubiera querido realizarse, deslumbrar a sus prójimos, pero tamañas virtudes no se obtienen con un simple deseo en un minuto de entusiasmo baladí.
Hemos recorrido un largo camino. Muchos se preguntaban si era posible llegar a un consenso, pero lo hemos logrado y eso no es ningún resultado baladí.
El debate sobre el fundamento de la compensación económica no es baladí, ya que si se trata en verdad de una forma de indemnización, está afecta al régimen jurídico y tributario de las mismas.
Una distancia tan considerable no supone una cuestión baladí y parece difícilmente asumible para un pueblo tan pragmático como el romano, pues es casi el doble de lo que se considera que se podría recorrer en aquella época en una jornada.
Entre sus libros están Voces como silencio (1995), Tierra de palabras (1996), Cuaderno de iluminar ausencias (1997), La misma pluma (1998), Elogio de El Santo y otros poemas (2001), Elogio de lo baladí (2004) y Las hijas pródigas (2011).
Cid el apodo del gran Rodrigo Díaz de Vivar no es algo baladí, ya que tiene su origen en el término árabe síd que significa "hombre fuerte y muy valeroso".
En la subzona Contraviesa-Alpujarra las variedades autorizadas son: Variedades de uva blanca: Vijiriego, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Moscatel, Pedro Ximenez y Baladí Verdejo.